Cofece gana fallo a farmacéuticas por investigación

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), obtuvo otro fallo judicial favorable en la investigación que actualmente lleva a cabo en toda la cadena de valor de la industria farmacéutica mexicana para determinar la posible comisión de prácticas monopólicas.

Un tribunal determinó improcedente el amparo que la Asociación de Distribuidores de Productos Farmacéuticos de la República Mexicana (Diprofar), impuso contra los actos que Cofece ha realizado como parte de su investigación.

Diprofar había obtenido el amparo de un juez en contra de las acciones que el regulador antimonopolios ha realizado para indagar si empresas o ejecutivos en diversos eslabones de la cadena productiva de la industria farmacéutica incurrieron en prácticas anticompetitivas.

Algunas de las acciones que la Comisión puede tomar como parte de su investigación son notificaciones, solicitudes de información o visitas de verificación, entre otras.

De hecho, la Cofece visitó Diprofar a mediados de julio de este año y durante esa inspección tomó fotografías, videos y reprodujo documentos relacionados con la investigación, de acuerdo con el expediente.

Ahora, el Segundo Tribunal Colegiado de Circuito Especializado en Competencia Económica aceptó una queja impuesta por Cofece y desechó el amparo de Diprofar contra la visita, ya que las personas y empresas involucradas en una investigación por prácticas monopólicas sólo pueden ampararse contra la resolución final de una investigación y no contra sus partes.

La Cofece, a finales de octubre, ganó otra queja contra un amparo que impuso Nadro contra una visita de las autoridades como parte del mismo procedimiento de indagación a la industria.

En el caso de Nadro, la investigación incluye una demanda de Cofece ante la Procuraduría General de la República (PGR), luego de que una filtración masiva de documentos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, reveló que Marina Matarazzo, esposa de Pablo Escandón, el director general y presidente de Nadro, estaba detrás del fondo de inversión holandés Moench Coöperatief, que adquirió la compañía mexicana, también distribuidora de medicamentos, Grupo Comercial e Industrial Marzam.

Esa filtración generó sospechas acerca de si los propietarios de Nadro violaron las leyes contra las prácticas monopólicas mexicanas al no revelar los vínculos Nadro-Moench Coöperatief-Marzam a través de un préstamo que Matarazzo otorgó al fondo holandés.