Hacienda se defiende: ajuste a la gasolina es por precios globales del petróleo

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reconoció que el ajuste a los precios de las gasolinas es una medida impopular que genera malestar entre la población, pero rechazó que habrá estímulos adicionales para contrarrestar el efecto de la medida.

El subsecretario de Ingresos de la SHCP, Miguel Messmacher Linartas, dijo que “es muy claro, es comprensible”, el malestar de la población, y por ello debe quedar claro que no se trata de un alza en impuestos, sino se debe a un aumento en los precios internacionales de los combustibles.

“Nos queda claro que obviamente es una medida impopular”, reconoció para luego asegurar que se cuidará que el aumento en los precios de las gasolinas y diésel que entró en vigor este 1 de enero, no genere un efecto inflacionario importante.

El funcionario resaltó en un encuentro con medios internacionales que ya se observaron episodios donde hubo aumentos similares a lo que se está viendo en enero; por ejemplo de 2010 a 2013, se reportó un incremento en los combustibles de entre 11 y 13% en términos anuales.

En esos años, abundó, la inflación anual terminó entre 3.5 y 4.5%, debido al trabajo del Banco de México para evitar que esos incrementos pudieran reflejarse en contaminación generalizada de las expectativas de inflación, o que afectaran de manera importante los precios de otros bienes y servicios.

“Entonces, en ese sentido tendremos que tener mucho cuidado para que justamente estos procesos de contaminación no se vayan dando, igual que se logró evitar durante el periodo de 2010 al 2013”, agregó el funcionario federal.

Sobre si la Secretaría de Hacienda implementará algún estímulo nuevo a algún sector de la economía para contrarrestar el efecto que tendrá esta alza de precios, el subsecretario aseguró que “no se tiene contemplado el establecer ningún estímulo adicional a los que ya existen. Sí vale la pena notar que hay varios que están en pie”.

El subsecretario también comentó que uno de los problemas que generó desabasto de gasolinas a finales del año pasado, fue un aumento importante en el robo de combustible, sobre todo a mediados de diciembre pasado.