Mayor inclusión de mujeres en economía potenciará crecimiento: CCE

La inclusión de las mujeres en la economía tiene potencial para el desarrollo nacional, y si participaran en igual proporción que los hombres para 2025 el crecimiento del Producto Interno Bruto alcanzaría un crecimiento del 26%, afirmó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

En su participación en el foro "La Inclusión Económica de la Mujer, una Buena Práctica Internacional para Incrementar la Rentabilidad", organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), sostuvo que en el sector femenil hay mucho talento que se está desaprovechando.

Comentó que desde el sector privado han expresado su deseo de colaborar con distintos sectores de la sociedad y romper paradigmas y el "techo de cristal" que impide mayor inclusión de mujeres en la economía y en puestos directivos de las empresas.

"Queremos adoptar nuevo modelos de liderazgo y abrir vías para que las mujeres aporten todo su potencial productivo en igualdad de condiciones, estamos convencidos de que debemos impulsar una sociedad donde hombres y mujeres tengamos la misma participación y oportunidad", enfatizó.

El dirigente empresarial agregó que se buscan modelos en donde el desarrollo individual para ambos sexos dependa de su capacidad y talento, y donde el género no sea factor de incidencia en su crecimiento.

Afirmó que es hora de librarse de los prejuicios y erradicar ideas preconcebidas respecto a las características laborales y productivas en razón del género.

Juan Pablo Castañón destacó que en las empresas es deseable, como una cuestión de derechos, la inclusión, pero también por racionalidad pragmática y económica.

Indicó que el mundo está cambiando, no sólo por la tecnología sino por nuevo modelos corporativos que reflejan un giro en las prioridades de la sociedad y los empresarios tienen que adaptarse a esos cambios.

Aseveró que el reto para el empresariado mexicano es la modernización, adaptación y competitividad, y el más importante es el del rol en el desarrollo nacional.

Explicó que hoy las empresas no sólo funcionan como agentes económicos que generan utilidades, sino que son actores sociales con responsabilidades públicas, con los derechos individuales, el ambiente y desarrollo de las personas.

Hoy más que nunca, anotó, las empresas tienen que ser más competitivas y atraer y promover el talento, sin distinción de género.

De ahí que "excluir a las mujeres del mercados laboral significa perder millones de talentos, no generar esos espacios significa perder productividad en el país", dijo.

El dirigente empresarial refirió que cada vez hay más mujeres profesionistas en todas las áreas del conocimiento humano, de hecho la matricula en licenciatura es la mitad y en posgrados ya es el 52 por ciento.

En este contexto, resaltó que los empresarios deben tener la capacidad de captar ese talento para generar más valor, que se reconozca la enorme contribuición de las mujeres para la productividad y la competitividad.

No sólo porque es evidente que hombres y mujeres tienen la misma capacidad, sino porque hay riqueza en la diversidad, se enriquece el análisis y la propuesta, el trabajo y la función de la empresa, aseveró.

Mencionó que la mitad de las empresas más importantes del mundo incluyen al menos una mujer en sus puestos directivos, aunque sólo una de cada cuatro de estas posiciones es ocupada por una mujer.

"A escala mundial el porcentaje de mujeres en puestos directivos aumentó uno por ciento en un año y si se observan los últimos 13 años el incremento en estos puestos se limita al seis por ciento, por lo que hay que es necesario revertir esta situación, concluyó.