Joseph Stiglitz: 7 frases del Nobel anti-globalización

Este lunes, el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, tuvo una participación en un foro organizado por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y London School of Economics and Political Science (LSE). Posteriormente, para medios informativos, dijo que “sería extraordinariamente tonto” que la administración del presidente Donald Trump abandone o ponga en riesgo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Joseph Stiglitz, vicepresidente del Banco Mundial entre 1997 y 2001, se ha convertido en un ferviente crítico de la globalización descontrolada. Sus críticas al neoliberalismo y a la política del Fondo Monetario Internacional le han hecho ganarse fama de alborotador. A continuación algunas frases recuperadas de algunas de sus conferencias:

“Una de las formas más eficaces de influir en la opinión pública es captar políticos. Al fin y al cabo, los políticos son comerciantes de ideas.”

“La desigualdad es la causa y la consecuencia del fracaso del sistema político, y contribuye a la inestabilidad de nuestro sistema económico, lo que a su vez contribuye a aumentar la desigualdad.”

“El empobrecimiento en la parte baja y media de la población ha supuesto para la gente multitud de motivos de angustia: ¿acabarán perdiendo su vivienda? ¿Serán capaces de ofrecer a sus hijos una educación que les permita triunfar en la vida? ¿De qué vivirán los padres cuando se jubilen? Cuanta más energía se dedica a esas angustias, menos energías quedan para la productividad en el lugar de trabajo.”

“La pobreza es como vivir en la cárcel, vivir esclavizado esperando ser libre.”

“EU y la UE han perfeccionado el arte de abogar por el libre comercio al mismo tiempo que buscan acuerdos comerciales que los protejan de las importaciones procedentes de los países en vías de desarrollo.”

“Con frecuencia, los países en vías de desarrollo se encuentran atrapados entre 2 opciones desagradables: la suspensión de pagos, que conlleva el temor al colapso de la economía, o la aceptación de ayuda (préstamos), que conlleva la pérdida de la soberanía económica.”

“La memoria es limitada, y dentro de treinta años surgirá una nueva generación, confiada en que no será presa de los problemas del pasado.”