Carlos Slim y América Móvil, muy atentos a la SCJN

Carlos Slim y su emporio, América Móvil, están muy atentos a la decisión que pudiera tomar la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) este mismo mes o el siguiente sobre la constitucionalidad de disposiciones clave de la ley de reforma de las telecomunicaciones que se aprobó en 2013 y que han afectado las operaciones de su compañía, en beneficio de sus competidores.

Un cable de Bloomberg que han recogido varios medios de comunicación destaca que los ministros votarán sobre sus amparos promovidos contra esas disposiciones, ya que argumenta América Móvil, el Congreso de la Unión no tenía la autoridad en 2014 para crear reglas que impusieron a América Móvil sanciones más severas. La votación de los magistrados de la SCJN podría tener lugar antes de un receso del 15 de julio, aunque es posible que se posponga hasta más adelante en el año.

En uno de los casos, un fallo favorable para la empresa de Slim podría revertir uno de los aspectos más importantes de la reforma de telecomunicaciones, que eliminó las tarifas de interconexión que América Móvil cobraba a sus competidores por llamadas entrantes a su red. Telefónica y AT&T todavía pueden cobrar a América Móvil cuando sus usuarios llaman a sus clientes.

El fallo también podría hacer retroactivas estas tarifas hasta ahora no pagadas, lo que significa que América Móvil tendría derecho a más de 800 millones de dólares en pagos atrasados de sus rivales, de acuerdo con cálculos de Bloomberg basados en el tráfico entre las compañías reportado a los reguladores en los últimos 2 años y medio.

Un segundo caso examina si el Congreso tenía la autoridad para exigir a América Móvil que publicara un precio público de referencia para los servicios de telecomunicaciones. América Móvil declinó hacer comentarios, al igual que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Las reglas asimétricas hicieron que el sector fuera más atractivo para los inversionistas, nivelando el terreno de juego para que los recién llegados compitieran con América Móvil, que controlaba cerca de 70% del mercado.