Este niño se volvió millonario con Bitcoins

En 2011, el joven Erik Finman invirtió los mil dólares que su abuela le regaló para su cumpleaños número 12 en la criptomoneda Bitcoin.

En ese momento, la moneda valía 12 dólares por unidad y actualmente tiene un valor superior a los 2,700 dólares. Con el paso del tiempo, consiguió hacerse de 403 monedas, lo que se convirtió en 1,009 millones de dólares.

Ese dinero lo utilizó para crear una empresa, la cual posteriormente cambió por Bitcoins. Con ese dinero lanzó una compañía de nombre Botangle, la cual permitiría a los estudiantes frustrados encontrar ayuda de profesores a través de videochat.

En 2015, un inversionista le ofreció 300 Bitcoins por la empresa de educación. Finman aceptó la oferta y retomó el negocio de seguir juntando Bitcoins.

Para él, esta moneda virtual siempre resultó una inversión, por lo que nunca pensó en el efectivo. De hecho, desde pequeño hizo una apuesta con sus padres; si se convertía en millonario antes de entrar a la universidad, dejaría los estudios.

“Estoy compartiendo la riqueza del Bitcoin porque no tengo duda de que esta será más gigante de lo que cualquiera pueda imaginar en este momento. Es como la internet de los noventa”, comentó para un portal de internet.