El racismo en México y su connotación económica

Nos quejamos por el racismo de Donald Trump contra los mexicanos y sus planes por construir un muro entre Estados Unidos y México, pero dentro de nuestras fronteras el racismo se evidencia todo el tiempo.

Durante el fin de semana pasado se dio a conocer un video que resultó ser un "fake news" en el que se exhibe a una joven modelo insultando a otra por ser de piel morena durante la filmación de un promocional.

“¿Te volviste loco o qué pasa?, es una prieta bajada del cerro, ¿Ésta es la imagen que le quieres dar de México al mundo?”, gritó la actriz, que fue apodada como #LadyPrieta o #LadyRacista.

Aunque sea falso, sí evidencia un problema grave de la sociedad mexicana y su cosmovisión donde la gente prefiere o preferiría ser de piel más clara y discrimina a las de piel más oscura o indígena, aunque el 98% de la población sea producto del mestizaje

¿Qué dicen los estudios?

Estudio del Inegi CLIC aquí

Un estudio realizado por el Inegi confirmó que en México el color de piel puede afectar las posibilidades de crecimiento laboral de una persona, además puede influenciar en su nivel socioeconómico.

De acuerdo con los resultados de la primer encuesta de Movilidad Social Intergeneracional, realizado a una muestra de población de entre 25 y 64 años de edad, el Inegi concluyó que existe una correlación del color de piel con el que una persona se identifica, su posición laboral, situación económica y grado de estudios; estos mismos datos también se estudian en relación con la situación de los padres del entrevistado.

La encuesta utiliza una escala de colores desarrollada por el Proyecto sobre Etnicidad y Raza en América Latina (Perla, por sus siglas en inglés) en la que se pide que el entrevistado identifique el color de su piel en una tabla que presenta 11 opciones identificadas de la A a la K, con A como el tono más oscuro. Según los resultados de la encuesta, realizada en el segundo semestre de 2016, sólo el 10% de aquellos de las personas identificados con las tonalidades claras no cuentan con ningún tipo de educación, mientras que la cifra se duplica en quienes se identificaron con un color de piel más oscuro con 20.2 por ciento.

También llama la atención que sólo 4.9% de quienes dijeron pertenecer a la opción A, el color más oscuro de la escala, tiene estudios superiores. Por otro lado, en los tres tonos más claros de la escala el porcentaje de personas con estudios superiores alcanza 79.2% y 48.1% con nivel medio superior.

El documento también relaciona el nivel de escolaridad del entrevistado con el alcanzado por sus padres o su proveedor principal, pues entre más alto sea el nivel de estudios del proveedor es mayor el porcentaje de aquellos que alcanzan el nivel superior en sus estudios. Los resultados del estudio también arrojan datos reveladores sobre el tipo de empleo desempeñado en relación con el color de piel con el que se identifican, el desempeñado por sus padres y los cambios en la situación socioeconómica con respecto a su hogar de origen.