Empresas de outsoursing, por limpiar su imagen

Las empresas de tercerización de personal, también denominadas de outsourcing, están en un momento primordial para limpiar y mejorar su imagen, ya que actualmente son pocas las firmas que hacen una mala gestión referente a los recursos humanos, pero por ellas, pagan todas.

Su reto es dignificar la actividad y resaltar los beneficios que generan, como evitarle a clientes todo el trabajo que conlleva la organización y administración de personal para que se dediquen plenamente a su negocio; y al empleado, que les respeten sus derechos y prestaciones laborales, resalta Raúl Beyruti Sánchez, presidente de la empresa del ramo, GINGroup, firma con 35 años en el mercado mexicano.

El empresario reconoce la existencia de este tipo de empresas “patito” que perjudican a las firmas formales. Y ejemplifica una de sus malas prácticas.

“Normalmente dan de alta al empleado y lo dan de baja inmediatamente, se mantienen así por seis meses, mismo tiempo que le siguen cobrando al cliente. Después vuelven dar de alta al empleado y así se mantienen, esto provoca que el empleado no cotice ante el Seguro Social”, lamenta el dueño de la firma.

Aunque actualmente no existe un censo de cuántas empresas de tercerización se encuentran en el país, Beyruti calcula que, aproximadamente, el 10% de la empresas de outsourcing de personal no cumple con una correcta gestión de los recursos humanos.

Por ello, GINGroup firmó un convenio con Conacyt para realizar un censo que calculará cuántas empresas de capital humano hay en el país y analizar sus características. Además, la firma actualmente también impulsa, junto con la Secretaría de Economía, una norma que regule y vigile que las empresas de outsourcing cumplan con todos los procesos, así como la serie de requisitos fiscales y contables; además de que den un servicio de calidad. Después, un órgano independiente se encargaría de certificar sus procesos y el servicio a clientes.

“Al momento que te certifican queda asentado que eres una empresa que está cumpliendo con todos los requerimientos, y las que no sean certificas, sencillamente, no podrán operar”, explica Beyruti Sánchez.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, la población ocupada en México es de 50 millones 778 mil personas, incluyendo empleo formal e informal. Registrados ante el IMSS solo están el 36.1% de ese total; alrededor de 18.3 millones de empleados. De ese mismo universo de personal asegurado, se estima que 2 millones 800 mil están afiliados vía esquemas de outsourcing, algo así como el 15.3% del total.

El valor mercado que atienden las firmas de capital humano ronda en los 6 mil millones de dólares; más de 100 mil millones de pesos.

“Estoy seguro que debe de haber mucho más empresas y que el valor es mucho más alto. Actualmente, de esos 6 mil millones de dólares, GINGroup tienen el 25%”, resalta el directivo.

Al administrar alrededor de 150 mil empresas en el país, la empresa que comanda Raúl Beyruti factura la nada despreciable suma de más de 22 mil millones de pesos anuales.

Para darnos una idea: La Asociación Mexicana de Empresas de Capital humano (AMECH) tiene afiliadas a 21 empresas y en conjunto facturan alrededor de 21 mil millones pesos al año.

“Nosotros somos sólo una empresa y facturamos 22 mil millones de pesos. También falta contar a las empresas que se dedican a la promotoría, limpieza, vigilancia, son proveedores de software, y también a las empresas que contratan servidumbre”.

“No podemos concluir que sólo existan 22 empresas en el mercado que generen 43 mil millones de pesos al año, a lo mucho somos la mitad”, destaca Beyruti.

Su especialidad

“Nos especializamos en operar de forma integral todo lo relacionado con el capital humano. Estamos en todo este proceso de reclutamiento y después a contratar despendiendo lo que nos pida el cliente de acuerdo con el perfil que nos envió. También lo capacitamos y administramos la plaza. Todo lo que gira alrededor del empleado es nuestra responsabilidad”, detalla el empresario.

Por ejemplo, si existe alguna demanda de tipo laboral, GINGroup –empresa de capital 100% nacional– la afronta como patrón solidario y al cliente se deslinda de todo problema. El proceso se hace sin que el cliente tenga que pagar más que los honorarios.

La firma –que ya incursionó en países como Panamá y Colombia, está próxima a entrar a Perú y Chile– también lleva los procesos de pago de nómina de empleados y “acompañamos al cliente en la deducibilidad de facturas y pago de impuestos como lo dictan las leyes del Impuesto Sobre la Renta y del Impuesto al valor Agregado”, comenta el empresario.

GINGroup, además, se ha convertido en un paraguas que ha incursionado en diversos giros con empresas en rubros como: seguridad, limpieza, videovigilancia, e-commerce, contabilidad, viajes, gimnasios y centros deportivos, clínicas de salud, educación infantil, editorial, mercadotecnia, comedores industriales, e incluso, con una sociedad financiera.

La firma se trazó un crecimiento de 25% para 2017. Actualmente suma 130 mil empleados y pretende contratar otros 30 mil para cerrar el año con 160 mil plazas.

Entre los beneficios que otorga GINGroup como prestaciones laborales para sus clientes, además de las de ley, están: fondo de ahorro, servicios funerarios, servicios médicos, gastos médicos mayores, becas escolares y préstamos de nómina, entre otros.