Alerta: La deuda externa rumbo a las elecciones 2018

FERNANDA QUEVEDO

Diversos factores afectan a la economía mexicana; sin embargo, hay uno que poco se ha abordado y preocupa en víspera del proceso electoral de 2018: la deuda externa, la cual se ampliará a 49.2% del Producto Interno Bruto (PIB).

El gasto público se está restringiendo, esto como consecuencia del incremento a los costo financieros debido al endeudamiento público. Pese a ello, si los recursos son bien administrados en rubros de desarrollo, sin importar el cambio de poder, se comenzará a acelerar la economía, destacó Ramón Martínez, catedrático de Finanzas de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC).

"El gasto financiero del gobierno se tendrá que ajustar, los recursos tienen que estar canalizados a los sectores que pueden impulsar la economía mexicana. Principalmente el primario y secundario”

En ese sentido, proyectó que la deuda ampliada del sector público será del 49.2% del Producto Interno Bruto, la cual podrá ser sostenible con un crecimiento del 2.2 y 2.5% anual del PIB. Por su parte, la tasa de interés llegará a 7.3 por ciento.

A agosto de 2016 la deuda externa fue de 176 mil 600 millones de dólares (mdd), 15 mil millones de dólares más que en 2015, cuando sumaba 161 mil 600 millones de dólares.

Asimismo, afirmó que el país debe comenzar a incentivar los sectores agroalimentario e industrial, pues tan sólo representan el 3.5% y 25%, respectivamente, de los ingresos nacionales.

“México tiene potencial en estos rubros, mucho más que en el sector terciario, a pesar de que el 71% de los ingresos proviene del comercio y servicios”.

Por otro lado, comentó que los bajor ingresos que proporciona el petróleo se traduce en mayor recaudación tributaria.

“Se prevé que la recaudación tributaria incremente un 14.13% en contraste con el 2016, esto equivale a un aproximado de 175 mil millones de pesos, de esta forma el gobierno va poder compensar la pérdida de ingresos petroleros”.

En ese tenor, afirmó que la administración entrante debe dar continuidad a las reformas, pues “si éstas sufren un cambio o no continúan, se proyectará incertidumbre para nuevas inversiones en sectores que podrían levantar la eventual contracción económica”.

Añadió que el gasto público tendrá un recorte del 0.2% del PIB. Asimismo, se anticipa una inflación del 6.1%, esto debido a que se buscará desincentivar el gasto interno, y equilibrar la acción inflacionaria.

A su vez, indicó que el tipo de cambio tendrá una “racha de estabilidad” aunque está próxima la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El experto proyectó que hasta concluir el año se mantendrá en 19.1 pesos por dólar.