¿Cómo hacer que mi empresa tome decisiones acertadas?

JORGE HERNÁNDEZ
Director general de Softland México

La urgente transformación en gestión empresarial, necesaria en las compañías mexicanas, es una realidad que muchas de ellas aún no han logrado hacer frente de manera efectiva.

Apoyarse de las tecnologías de la información es imperativo para potencializar los recursos con los que cuentan, así como implementar nuevos procesos que permitan organizar los datos y tomar decisiones acertadas con base a ello.

En el último reporte del Foro Económico Mundial donde se midieron 139 economías respecto al uso de tecnologías de la información y comunicación (TIC), México se colocó en el lugar 76, cayendo 7 posiciones. Esto es un indicio de que en el país se debe apostar aún más por implementar tecnología en empresas y organizaciones ya que las condiciones del actual mercado lo demandan.

Un buen ejemplo de dónde es imperativo implementar tecnología es en los procesos fiscales. Muchos de ellos se basan en sistemas obsoletos que no tienen la capacidad de mantener la información actualizada en cualquier momento, y por ello los reportes fiscales tienen alta probabilidad de contener errores y demoras. Tener estos resultados al día es una cuestión de simplificar y automatizar procesos, lo cual ayuda a que las decisiones se tomen con mayor asertividad y existan soluciones reales e informadas.

►TE PUEDE INTERESAR► TRANSFORMACIÓN DIGITAL, ¿QUÉ DEBE CONSIDERAR LA BANCA?

Un proceso de organización fiscal es la herramienta de Planificación de Recursos Empresariales (ERP), el cual es un software que permite integrar las distintas operaciones de una empresa, como lo son las áreas comercial, financiera, operativa, gestión, entre otras. Al invertir en soluciones de gestión, la competitividad, desempeño empresarial y la reducción de costos se comienzan a implementar casi automáticamente.

Además de estas ventajas, el ERP es un formato que se adapta a las legislaciones fiscales de cada país y al que se le pueden realizar modificaciones constantes. Es una herramienta disponible a toda hora y con acceso inmediato a través de dispositivos conectados a Internet, requiere menor inversión en infraestructura y mantenimiento y la misma estandarización de pasos reduce significativamente el tiempo de trabajo.

A pesar de que en México muchas Pymes aún no están del todo familiarizadas con este tipo de proceso, lo cierto es que las exigencias fiscales y de clientes son cada vez más inmediatas y cambiantes, por lo que en algún momento las empresas tendrán que analizar cómo ser más eficientes y por ende la transición hacia plataformas de gestión será la primera opción y la más estratégica.