Eugenio López, le saca "jugo" a los negocios

ALEJANDRA CANO

Eugenio López Rodea extrajo lo mejor de la naturaleza y concentró su pulpa en la creación de Jumex, la empresa mexicana líder en el segmento de jugos y néctares.

El empresario es hijo de don Vicente López Resines, fundador de La Costeña en 1923, por lo tanto, desciende de una familia de negocios referente del sector de alimentos en México.

Desde pequeño, Eugenio fue educado para ser un hombre visionario y de negocios que lideraría la empresa de su padre. Sin embargo, sus intereses no coincidían con la elaboración de salsas y conservas, por lo que en 1961 emprendió su proyecto personal y con sólo 20 empleados creó “Empacadora de jugos y frutas S.A” y ese mismo año salió al mercado el primer extracto bajo el nombre de “Frugo”.

Luego de tres años de realizar pequeñas producciones con diferentes nombres y presentaciones. En 1964 Jumex se consolidó como marca y lanzó al mercado su primera y representativa “latita azul”.

La empresa mexicana emprendía el vuelo al éxito cuando en 1967 don Eugenio y su esposa doña Chabelita tuvieron su primer y único hijo Eugenio López Alonso quien actualmente destaca como el coleccionista y mecenas de arte más importante de Latinoamérica.

El fundador de la empresa juguera se concentró durante los primeras dos décadas en posicionar sus productos dentro de los hogares mexicanos y posteriormente en 1986, ingresó al mercado estadounidense.

Con más de 50 años de historia, Jumex bajo la dirección de Eugenio López se ha negado rotundamente a vender sus acciones a firmas extranjeras, pesé a recibir constantes y tentadoras ofertas. Sin embargo, ha creado importantes alianzas con las que ha ingresado a mercados internacionales.

En 2009, con el objetivo de abrir su primer planta fuera de México, el empresario reunió a compañías como Frugosa, Botemex, Jugomex y Alijumex, por mencionar algunas y con una inversión de 20 millones de dólares inauguró en El Salvador.

Dos años después en 2011, la firma mexicana se asocio con la productora y distribuidora de bebidas PepsiCo y lanzaron al mercado Jumex Fresh. Durante la primera década del 2000 Jumex expandió su mercado hacia Centroamérica y El Caribe.

Actualmente, la empresa tiene presencia en Honduras, Guatemala, República Dominicana, Costa Rica, Panamá, Estados Unidos y México, que destaca como su mercado principal.

Jumex procesa más de 340 toneladas de fruta al año, cuenta con cinco subdivisiones de productos: Jugos y néctares, mezclas, fortificados, rehidratantes y tés que representan 17 marcas diferentes (Jumex. Jumex Light, Jumex Soya + Jugo, Jumex Único Fresco, Vigor, Vida, Paupau, Amí, Jumex Fresh, Sport, Frutástica, Smoothie, Jumex Mi Desayuno, Arizona, V8, V8 Splash y Capri-Sun) y se distribuyen en 28 países dentro de los 5 continentes.

El único hijo del matrimonio López, ingresó a la empresa de su padre en (1990-2001) y por más de una década se encargo del área de mercadotecnia de Jumex. Fue durante esa misma época cuando Eugenio López Alonso cambió las frutas y néctares por el arte y la filantropía.

A sus 50 años, el heredero de la productora de jugos más grande de Latinoamérica ha logrando una destacada y reconocida labor dentro de arte en México dentro del Museo de Arte Moderno y el Museo Tamayo amos en México al igual que en el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA) de Los Angeles y el New Museum of Contemporary Art de Nueva York donde una de las galerías lleva su nombre.

A finales de 2013, López Alonso inauguró el Museo Jumex, calificado como uno de los recintos de arte más destacados del Latinoamérica con un acervo superior a las 2 mil piezas de artistas como Damien Hirst, Jeff Koons y Andy Warhol.

La familia López Alonso, encabezada por don Eugenio, creador de una de las firmas mexicanas de alimentos más importantes en el mundo y padre de coleccionista de arte más importante del país integran el grupo de los empresarios que hacen grande a México.