¿De dónde vienen los nombres de algunas empresas?

Algunas de las marcas más exitosas también suelen tener nombres muy recordados; sin embargo, detrás de éstos, se ocultan significados peculiares. Estas son algunas de las etimologías de los nombres de empresas que son muy familiares para sus consumidores y que tienen una historia fascinante en su origen.

Canon: Originalmente se llamaba Kwanon, como una diosa budista. Aunque la compañía cambió el nombre en 1935 para ser más atractivo a un público global.

Lego: Para encontrar su nombre, la empresa de juguetes combinó las palabras danesas “leg got”. En español significan “jugar bien”.

Sony: El nombre de la compañía es derivado del latín “sonus” (sonido) y de la expresión “sonny boy”, la cual significaba “inteligente y bien parecido joven”.

Yahoo: Una versión asegura que es un acrónimo de "Yet Another Hierarchical Officious Oracle", que se traduciría como “Otro oráculo jerárquico oficioso”. Aunque, oficialmente proviene del nombre de unos personajes del libro Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift, los Yahoos.

Google: El gigante de las búsquedas recibe su nombre de googol, el término matemático para el número compuesto de un uno seguido de cien ceros.

Virgin: El nombre surge de uno de los colegas de Richard Branson, quien le dijo: somos completamente vírgenes en los negocios.

Spotify: Los cofundadores Daniel Ek y Martin Lorentzon unieron los términos “spot” e “identifay”, un lugar para identificarse.

Starbucks: La compañía toma su nombre del primer oficial de la nave del Capitán Ahab en la novela Moby-Dick.

Amazon: Se llama así por el río sudamericano del mismo nombre. Como en ese momento circulaban listas ordenadas alfabéticamente, Amazon aparecería en los primeros lugares.