Carlos Slim aún tiene un duro camino con el IFT

Carlos Slim aún no debería destapar el champán a pesar de una reciente victoria en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que falló a favor del gigante de las telecomunicaciones América Móvil, la joya de la corona en su imperio de negocios.

El máximo tribunal mexicano dictaminó que el Congreso no debió haber prohibido a América Móvil cobrar tarifas de interconexión a sus rivales, un punto clave en la reforma del 2014 diseñada para frenar el predominio de la firma de Slim en el sector.

Pero la decisión también reconoció la autoridad del regulador de la industria, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para promover la competencia, dándole poder para fijar las tarifas que las firmas deben pagar a América Móvil por conectar las llamadas de sus clientes a su red.

Mientras América Móvil logró imponerse en el pasado a los reguladores, el IFT podría ser diferente. Fue creado como un producto de la reforma y ya ha demostrado su voluntad para enfrentarse a Slim, aseguran algunos expertos.

Al entregar más poder al regulador, la decisión judicial podría haber reforzado el proceso de la reforma, dijo el consultor de la industria, Michael Camunez.

Los principales rivales en México de Slim, la estadounidense AT&T y la española Telefónica se apresuraron a mostrar sus preocupaciones por el fallo, pero la comisionada del IFT, Adriana Labardini, dijo que la decisión fortaleció el mandato del organismo para impulsar la competencia.

"Después de esta decisión, no hay nada de qué preocuparse" para las empresas extranjeras, dijo Labardini en una entrevista. "Ahora existe la certeza de que los poderes constitucionales del instituto serán honrados y respetados (...) Debe tranquilizar saber que esto estará en manos de expertos", agregó.

Restablecer los términos de la relación comercial entre América Móvil y sus competidores marca uno de los mayores retos del regulador desde su creación. Sin embargo, expertos dicen que está bien posicionado para la tarea. A diferencia de su predecesor, la Cofetel, el IFT es independiente del Gobierno.

Sin embargo, el IFT debe tomar una postura firme, o "podemos terminar en todo el juego que fue jugado antes por América Móvil, que básicamente está litigando todo", dijo Luis Rubio, socio especializado en telecomunicaciones en el bufete de abogados Jones Day.

A principios de marzo, el regulador endureció el escrutinio antimonopolio contra la firma de Slim, ordenándole crear una entidad independiente de la unidad de línea fija Telmex para ofrecer a los competidores acceso a su infraestructura.

En su fallo la Corte dejó abierta la posibilidad de mantener la llamada "tarifa cero" para América Móvil, dando al regulador un dominio completo sobre el tema.

El IFT "no ha sido blando, suave, o generoso" con América Móvil, señaló Jorge Bravo, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México.