6 formas de evitar el fracaso de tu emprendimiento

Es claro que emprender no es una tarea sencilla y, aunque algunos han tenido éxito, también existen personas que no tuvieron la suficiente dedicación para ello. Luego de varios intentos viene una pregunta muy importante: ¿cómo ser un buen emprendedor y no fracasar en el intento?

René Rojas, director de HubBog, una plataforma de aceleración de proyectos, publica 6 pasos para no fallar en el intento de iniciar un negocio.

1. Resiliencia
Esta es la primera condición necesaria en todo emprendedor; es necesario soportar de manera positiva el fracaso en los primeros intentos de venta. Si no existe resiliencia en la persona, tiende a desfallecer, caer y decepcionarse.

2. Enfoque
Para conocer cuál es el problema y el microproblema que se le está resolviendo al mercado. Rojas recomienda que no se deben crear muchos productos al tiempo, a fin de no perder el foco y dispersarse.

3. Conocer los detalles
Saber los gustos de los primeros clientes es esencial; es decir, hay que entenderlos y conocerlos hasta el mínimo detalle. Es necesario para identificar cuál es el segmento o nicho de mercado que realmente absorbe tu propuesta de valor.

4. Armar y fortalecer un equipo de trabajo
Uno de los principales trabajos del emprendedor es sumar talento y que todos los miembros sean complementarios, pero lo más importante es que el producto o servicio esté alineado con las pasiones personales de ese mismo personal.

5. Tener un buen manejo
Rojas afirma que se debe manejar cualquier caos al inicio, con el propósito de generar a la organización que le dará sostenibilidad a la empresa. No hay que arrancar muy organizados o muy estructurados, pues se gastan muchos recursos en elementos que no están relacionadas con la supervivencia del emprendimiento.

6 Elaborar un pitch corto y efectivo
Hacerlo corto y efectivo logrará capturar clientes potenciales, aliados e inversionistas. Se aconseja preparar un pitch de uno, tres y cinco minutos; si se va a hacer una presentación de la compañía en un evento, la idea es poderlo decir de manera concreta y rápida. “Los pitch no buscan cerrar ventas o contratos sino llamar la atención para una siguiente reunión en donde se profundice acerca del negocio”, comenta Rojas.