Riesgo político, amenaza para América Latina: Moody’s

El riesgo político en toda América Latina es un importante desafío para los emisores de la región, ya que potencialmente puede representar una amenaza para el crecimiento económico, las reformas políticas y las condiciones financieras, estimó Moody’s Investors Service.

En un nuevo informe en el cual evalúa el nivel de riesgo al que deben hacer frente los inversores en cada país, opinó que las naciones con niveles medianos o elevados de susceptibilidad a eventos de riesgo político incluyen a Venezuela y Argentina.

La calificadora internacional consideró que el riesgo político es comparativamente más moderado en Brasil, Colombia, Perú, México y Chile.

“El mayor riesgo político aumenta la preocupación de los inversores sobre los resultados de políticas negativas que afectan la confianza de los mercados”, señaló el analista de Moody’s, Gersan Zurita.

“La incertidumbre política incrementa las primas de riesgo y afecta adversamente las valoraciones de capital y bonos, generando volatilidad del tipo de cambio”, añadió.

Moody’s comentó que el caso de corrupción de Odebrecht, que comenzó en Brasil, demuestra las debilidades institucionales presentes en algunos países.

Como resultado de dicho escándalo generalizado, agregó que varios proyectos de infraestructura han sido cancelados o demorados, afectando adversamente no sólo a las entidades directamente involucradas, sino también a las condiciones económicas generales.

En Venezuela, el impacto crediticio del riesgo político es el más obvio y está conduciendo a una muy alta probabilidad de incumplimiento por parte del soberano y de la empresa petrolera estatal PDVSA, anotó.

La agencia evaluadora mencionó que la intensificación de la crisis ha impulsado violentas protestas, fugas de capital y la destrucción de la capacidad productiva, resultando en la peor crisis económica de la historia de esta nación.

En Argentina, por su parte, las elecciones legislativas de octubre aún presentan algunos riesgos, ya que determinarán si se mantendrá el constante progreso de reformas para combatir la inflación y estimular un crecimiento sostenido, añadió.

Moody’s define “riesgo político” como el riesgo de resultados políticos que den lugar a la aplicación de políticas que dañen la fortaleza económica o fiscal, debilitando la efectividad de las políticas y, por lo tanto, la fortaleza institucional.

El riesgo político puede surgir de resultados de elecciones inesperados o transiciones de liderazgo; una relación contenciosa entre partidos políticos, o entre el poder ejecutivo y legislativo/judicial; y eventos geopolíticos, expuso.