¿Cómo enfrentar una deuda fuera de control?

Puesto que no nos enseñan cómo manejar el dinero cuando somos pequeños ni nos dicen cómo utilizar el crédito correctamente cuando somos adultos, terminamos tomando decisiones a prueba y error que a la larga se convierten en un verdadero desastre financiero.

Alejandro Saracho, experto en finanzas personales y empresariales y autor del libro Reconfiguración Financiera, nos explica que lo primero que necesitamos saber es la diferencia entre una deuda expansiva y una deuda destructiva.

Una deuda es destructiva cuando la utilizas para comprar cosas que pierden su valor en el tiempo o desaparece su valor en el tiempo. Es decir, cuando pides un crédito para comprar bienes o servicios destinados a tu estilo de vida. Por ejemplo, cuando compras unas vacaciones a crédito. Para comprarlas utilizas dinero caro (dinero + intereses). Antes de tomarlas valen 10 mil y después de tomarlas valen cero y tú continuas pagándolas por 12 o 18 meses más.

Ese tipo de deudas no te traen más dinero a tu vida, lo que hacen es que destruyen poco a poco tu riqueza. Lo mismo pasa con deudas que adquieres para comprar ropa, muebles, autos, etc. La recomendación de Saracho es “que todo lo que pagues para tu estilo de vida lo compres sólo cuando tengas el dinero suficiente para hacerlo”.

Por otro lado, una deuda es expansiva es cuando pides un crédito para comprar algo que incrementa su valor o trae más dinero a tu vida. Por ejemplo, cuando compras materia prima que después transformas en producto terminado y que vendes a un precio mayor que te permite pagar tu deuda y tener una utilidad. O cuando la utilizas para invertir y la inversión te da un rendimiento mayor al interés de la deuda.

Otra forma de llamar a este tipo de deudas es ‘apalancamiento financiero’ y también es una de las herramientas que vienen incluidas en la metodología de Reconfiguración Financiera.

►TE PUEDE INTERESAR► RETIRO: ¿CUESTIÓN DE INVERSIÓN O AHORRO?

¿Cómo sé si mi deuda está bajo control o fuera de control?

Con la Regla del 30%. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, 28.9 millones de personas cuentan con un crédito. El 55.2% lo ocupa para su estilo de vida y el 6.4% para su negocio. Casi puras deudas destructivas.

“Para saber si tu deuda está bajo control, haz la regla del 30%”, recomienda Alejandro Saracho. “Si ganas 100 al mes y pagas menos de 30 al mes en deuda (es decir, menos del 30%) tu deuda está bajo control. Si ganas 100 al mes y pagas más de 30 al mes en deuda (es decir, más del 30%) tu deuda está fuera de control.”

Si tu deuda está bajo control, el autor recomienda estos cinco puntos para mantener tu deuda de esa forma:

1. Clarifica cuánto debes, a quién le debes y el interés que estás pagando.

2. Simplifica tus gastos mensuales lo más que puedas sin ahorcarte.

3. Disminuye intereses buscando trasladar tu crédito al mejor postor.

4. Define una estrategia para pagar más rápido.

5. Genera dinero extra e incrementa el monto de pago.

Si tu deuda está fuera de control, el experto habla sobre una gran opción que puedes seguir:

Trabajar con una reparadora de crédito, la cual es una empresa que te ayuda a negociar tu deuda con la institución bancaria que te otorgó el crédito. En ocasiones llegan a negociar un descuento de hasta 70 u 80%. Es decir, si debías 100 mil pesos ahora debes 30 mil.

Para hacer esto, te piden que dejes de pagar, ellos reciben las llamadas de cobranza y cuando pasan de 6 a 8 meses, hacen la negociación, pagas con el descuento y te liberas de la deuda.

Saracho recuerda que es importante tener en mente que “si decides seguir este camino para librarte de esa deuda que te tiene ahorcado. Hazlo una vez y no lo hagas nunca más.”

Toma el Control de tus Finanzas

La realidad es que no las deudas no van de un día a otro, son un proceso acumulativo y descontrolado. “La única forma en que evitarás meterte en este problema nuevamente es aprendiendo a manejar tu dinero”, comenta Alejandro.

Ya sea que leas artículos como este, leas libros de educación financiera como Reconfiguración Financiera o asistas a cursos o seminarios, necesitas aprender a manejar tu dinero. “Las deudas son como un vicio, si lo dejas y no lo sustituyes por un hábito bueno para tu vida, el vicio regresará”, concluye Saracho.