Gastos hormiga: la plaga que acaba con tu bolsillo

DANIEL MARTÍNEZ
Director de Finanzas de Resuelve.mx

Quizá no lo sabes, pero tus ingresos son víctimas de una plaga. Así es, una plaga de gastos hormiga que puede llegar a costarte hasta 28 mil pesos anuales, según información de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Estos gastos silenciosos y pequeños los generamos diariamente sin darnos cuenta. Sin embargo, al sumarlos vemos que son un problema para el presupuesto ya que pueden devorar una parte importante de nuestros ingresos si no los fumigamos a tiempo.

Anteriormente escuchábamos que estos gastos se relacionaban con la compra del café por las mañanas, la cajetilla de cigarros o las propinas. Pero, actualmente adquirimos una gran cantidad de productos digitales, abriendo otro panorama en nuestros hábitos de consumo. Aunque éstos puedan estar contemplados en los pagos mensuales, si desconocemos qué uso le damos a nuestros dispositivos, podríamos pagar más por servicios que no aprovechamos.

Un ejemplo son los planes de celular, los cuales podrán ser muy completos, pero si nuestras actividades se limitan a las redes sociales y a la navegación web, entonces pagar por tantos minutos de llamadas y mensajes se convierte en un gasto hormiga. Lo anterior también aplica para quienes contratan servicios de televisión por paga, streaming para música y vídeo, así como paquetes de internet con muchos megas.

En el año 2010, la Profeco calificó a los gastos hormiga como desembolsos menores, por impulso y constantes. En ese mismo artículo enumeró los más comunes, como son:

  • Cajetilla de cigarros
  • Lata de refresco
  • Café de máquina
  • Chicles
  • Revista semanal
  • Propinas

En ese entonces el gasto anual ascendió a 12 mil 360 pesos. Hoy en el mismo artículo, vemos que la lista va en aumento, agregando:

  • Botellas de agua
  • Boleada de zapatos
  • Estacionamiento
  • Servicios de telefonía e internet

Entre el alza de precios y los nuevos productos, el gasto hormiga sumó 28 mil 202 pesos al año.

Según información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), al segundo trimestre del 2017, más de la mitad de la población ocupada percibió hasta 7 mil 203 pesos al mes. Lo que al año equivale a unos 86 mil 443 en ingresos. Si a esta cifra le restamos el gasto hormiga, descubrimos que éste consume una tercera parte de lo que ganamos anualmente. Cómo ves, el gasto dejó de ser pequeño para convertirse en una marabunta.

Para exterminar esta plaga, te recomiendo tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

• Detente, compara y decide. Una característica importante en los gastos hormiga es que no los percibimos, ya sea porque queremos deshacernos de las monedas o porque cedemos ante los antojos. Lo que te recomiendo es que te hagas consciente de lo que pagas. Piensa, ¿en verdad necesito esto? y si tu respuesta es afirmativa, averigua qué opciones tienes que se adapten mejor a tu consumo.
• Lleva un control más detallado. Así tengas que registrar tus gastos diariamente, es mejor detectar en dónde se te está yendo el dinero. Ya sea que registres todo en una libreta o aproveches alguna aplicación en tu celular, un buen control de tus finanzas te ayudará. Restar la cifra a tus ingresos mensuales te dará una idea del impacto que tiene el café que compras por las mañanas.
• Por más pequeño que sea, cada centavo cuenta. Lo sé, puede ser incómodo llevar tantas monedas. Pero eso no es un pretexto para que no le asignes un objetivo a tu dinero. Estos pesos pueden sacarte de un apuro. Aprovéchalos para pagar tus transportes o ve juntando todo el cambio en una alcancía y deposita el total en tu cuenta de ahorro. Te aseguro que te sorprenderá el aumento de tu monto por las aportaciones hechas durante un año.
• Determina topes en tu presupuesto. Si ya tienes un presupuesto para solventar tus gastos fijos y variables, entonces establece límites muy claros a la hora de hacer alguna compra. Por ejemplo, cuando vayas al supermercado, asegúrate de tener una lista de lo que necesitas, o bien, lleva el dinero exacto para evitar que adquieras algún otro artículo que no hayas contemplado y exceda tu presupuesto. Lo mismo aplica para compras online o donde ocupes tu tarjeta.
• Piénsalo en horas de trabajo. ¿Te cuesta asimilar tus compras? Ocupa tus horas de trabajo como referencia. Es decir, divide el total del tiempo laborado entre tus ingresos mensuales. Por ejemplo, si ganas 10 mil al mes y trabajas en ese periodo 180 horas, cada hora vale 55 pesos. Así, un café cuesta media hora de trabajo, tus cigarrillos 1 y una cena elegante alrededor de 27, sin propina.

Ahora que ya sabes en qué debes de fijarte, aprovecha esos 28 mil pesos para algo útil. Puedes ocuparlos para tus próximas vacaciones, hacer un aporte a tu Afore o bien, usarlos para invertir.

Las Fintech dan grandes ventajas para quienes buscan obtener beneficios aunque tengan una cantidad de apertura pequeña. Por ejemplo, LaTasa.mx ofrece un rendimiento superior al 15% con una inversión mínima de 10 mil pesos, por lo tanto, si ingresas tus gastos hormiga en esta opción, al año tendrías 4 mil 200 pesos extra.