El impacto de los sismos en la economía mexicana

El impacto de los sismos del 7 y del 19 de septiembre en el mercado financiero y la economía es limitado, pues el país está preparado para hacer frente en su fondeo, consideró el Departamento de Análisis Económico y Bursátil de CI Banco.

“Estos eventos desafortunadamente son una gran tragedia humana, y las consecuencias sociales y humanitarias son mucho más importantes que las económicas. Los daños materiales son cuantiosos, pero el país está más preparado que antes para hacerles frente en su fondeo”

En su reporte semanal agregó que aunque habrá afectaciones económicas en la parte de consumo personal, ciertos servicios y probablemente turismo, “estamos seguros que el impacto en la actividad económica y finanzas públicas del país será temporal. En los mercados financieros el impacto también es limitado”.

Refirió que el día del temblor en el centro del país, de magnitud 7.1, el peso mexicano se depreció por momentos cerca de 10 centavos. Sin embargo, actualmente la moneda mexicana se mueve en mayor medida por factores económicos internos y externos.

Entre dichos factores destaca la tercera ronda de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), la reunión de política monetaria del Banco de México (Banxico) y la propuesta fiscal del gobierno estadounidense.

La entidad financiera indicó que este fin de semana, en Ottawa Canadá, inició la tercera ronda de renegociación del TLCAN, la cual concluye el 27 de septiembre.

Hasta el momento las dos rondas anteriores, aunque sin avances importantes, provocaron cierto optimismo a los mercados financieros mexicanos, sobre que las negociaciones podrían concluir positivamente para los tres países, lo que explica la cotización del peso por debajo de los 18.0 pesos por dólar spot.

Sin embargo, es probable que conforme comience a resaltarse la divergencia de objetivos entre Estados Unidos, México y Canadá, y la falta de voluntad del gobierno de Donald Trump de hacer concesiones en las posturas, se podría reactivar la volatilidad en los mercados financieros locales, en particular el tipo de cambio.

Por otro lado, la reunión de política monetaria de Banxico se llevará a cabo el 28 de septiembre próximo, en la que dado el comportamiento de la inflación, “no esperamos que Banxico suba tasas de interés en esta reunión. La cuestión a seguir será cómo manejará Banxico un posible aumento de la Reserva Federal en su tasa de fondeo hacia finales del año”.

Otro elemento que captará la atención de los inversionistas es la propuesta fiscal del gobierno de Donald Trump, pues se espera que durante la presente semana, legisladores estadounidenses pertenecientes al partido Republicano ofrezcan más detalles sobre la reforma fiscal.

De acuerdo con el mandatario estadounidense, la reforma incluirá una reducción del impuesto de sociedades de 20 puntos básicos, que situaría el nuevo gravamen en 15 por ciento, y la propuesta de los Republicanos situará esta tasa impositiva para las empresas hacia el 20 por ciento.

Además, la propuesta buscará reducir la tasa máxima de impuesto sobre la renta a personas físicas, del 39.6 actual hasta el 35 por ciento, y al mismo tiempo eliminaría una buena cantidad de deducciones de las que se benefician las rentas más altas.

“Esta propuesta de reforma fiscal no será una negociación sencilla. Un plan así, difícilmente contará con apoyo de los Demócratas (y de todos los Republicanos). El tema que más les interesa a los mercados financieros es el de los planes de reducción de impuestos corporativos. Si la propuesta logra avanzar en el Congreso, esto podría favorecer al dólar en el corto plazo, presionando al peso”, puntualizó.