Talos deberá compartir crudo con Pemex

La empresa Talos Energy de Houston, que en julio pasado halló petróleo en las costas mexicanas, tendrá que compartir el producto con Petróleos Mexicanos (Pemex

El descubrimiento de 2 mil millones de barriles que realizó en julio un grupo encabezado por el operador Talos Energy de Houston, llamó la atención del mundo petrolero. Los reformadores del sector energético mexicano festejaron. Era el primer gran descubrimiento desde que el gobierno abrió esa industria a los inversores en 2014 –medida polémica en un país que expulsó a las compañías petroleras en la década de 1930 y que tenía sentimientos encontrados respecto a dejarlos entrar nuevamente.

Los autores de la reforma fueron reivindicados: el capital privado podía obtener resultados donde no podía Pemex, el operador estatal con escasez de recursos financieros. Seguramente vendrían más descubrimientos. Entonces surgió un problema. Resultó que el yacimiento de crudo hallado por Talos se extendía más allá del límite del bloque de exploración de la compañía y se internaba en uno vecino, propiedad de Pemex.

Ahora el gobierno se está apresurando a redactar un marco legal para establecer cómo se compartirá este descubrimiento, y los posteriores. Este podría definir el futuro de todo el plan energético. Se dice que el grupo –que incluye a Sierra Oil & Gas Premier Oil- ha detenido las inversiones a la espera de una decisión. Otras empresas de perforación que compraron derechos de exploración también quieren ver el fallo del gobierno antes de asumir compromisos financieros. El entusiasmo que siguió al descubrimiento de julio se ha convertido en una espera nerviosa.