Cemex, el oro gris de México

CYNTHIA RODRÍGUEZ

Cemex es la firma mexicana que ha edificado la industria de la construcción por más de un siglo, bajo la gestión de la familia Zambrano.

La cementera se creó en 1906 y actualmente es una compañía global ubicada en más de 50 países que brinda soluciones innovadoras para la industria de la construcción y promueve un futuro sustentable.

La historia de Cemex comenzó en Nuevo León con la iniciativa de Lorenzo Zambrano Gutiérrez, procedente de una familia empresarial dedicada a la industria textil.

En los primeros años de operación, la firma tuvo que hacer una pausa debido a la Revolución Mexicana; sin embargo en 1919, la perseverancia, visión y dedicación del empresario encausaron el resurgimiento de Cemex, el “oro gris de México”.

Tras varias décadas de su consolidación como uno de los 10 consorcios más grandes en México, la compañía dio el siguiente paso: la internacionalización. En 1992 abrió operaciones en el mercado europeo con la adquisición de Valenciana y Sanson, las empresas más grandes de España en este sector.

Cemex en el mundo

Bajo el mando de Lorenzo Zambrano Treviño, nieto del fundador y presidente de Cemex de 1995 a 2014, la empresa mexicana se posicionó como la tercera cementera más grande e importante en el mundo.

El empresario implementó tecnología de punta y adquirió firmas en Asia, Europa, Latinoamérica y África. Además, inició la cotización de la empresa en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Fue con la compra de la australiana Rinker que Cemex incrementó 16% sus ventas en el extranjero; sin embargo, obtuvo una deuda de 19 mil millones de dólares lo que provocó una crisis en la cementera.

En 2014, el repentino deceso del líder tomó por sorpresa al gremio empresarial, a su familia y a la compañía. Para entonces, la deuda había experimentado un retroceso del 14.25 por ciento.

Resurgimiento

El fallecimiento estimuló una restructuración dentro de Cementos Mexicanos, convirtiendo a Rogelio Zambrano Lozano en el actual presidente del grupo regiomontano.

El estratega y apasionado empresario llegó al frente de la compañía con un objetivo claro: reducir el endeudamiento para mejorar el perfil financiero.

Mediante una estrategia de desinversión de recursos secundarios, vendió los activos de algunas compañías como: Cementos de Chihuahua por 306 millones de pesos y su negocio de fabricación de tubos de concreto, por 500 millones de pesos, que en conjunto redujeron 26% la deuda.

Son cuatro los pilares que sostienen al imperio de la construcción: su gente, los clientes, los mercados y la sustentabilidad.

Con ello el total de activos al finalizar 2016 fue de 28 mil 944 millones de dólares con ventas netas de 13 mil 403 millones.

Por otro lado, en el mismo año, Cemex realizó una inversión de 80 millones de dólares en proyectos relacionados con la sustentabilidad, programas sociales e incidentes ambientales. El 605 destinado a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Actualmente, Cemex ocupa el séptimo lugar en el ranking mundial del sector cementero, tras la unión de las empresas Lafarge y Holcim, quienes por décadas fueron la competencia más relevante de la mexicana en el panorama global.
Cementos Mexicanos cuenta con un amplio portafolio de servicios y soluciones que incluyen concreto, agregados y cemento.

La extensión de la empresa dispone de 54 plantas cementeras y mil 555 plantas de concreto. Son los más de 41 mil trabajadores que anualmente producen 93 millones de toneladas de cemento y 52 millones de m3 de concreto.

El compromiso, trabajo en equipo y audaz liderazgo de Rogelio Zambrano han hecho de Cemex un referente clave en el mercado mundial y por ello forma parte de los empresarios que hacen grande a México.