IMEF descarta escenario negativo si EU sale de TLCAN

Una eventual salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no sería catastrófico para México, pues continuaría el intenso intercambio de la región, afirmó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

La presidenta nacional del IMEF, Adriana Berrocal González, confió en que las negociaciones actuales del TLCAN llegarán a buen puerto, dada la capacidad de los equipos de México, Canadá y Estados Unidos, y la racionalidad de empresarios y legisladores del vecino país.

No obstante, dijo, aún con una ruptura del tratado se mantendría el intenso intercambio comercial que actualmente existe en la región, aunque habría un impacto de reducción de empleo, inversión y diversidad de acceso a bienes de consumo a precios menores.

El presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Gabriel Casillas Olvera, precisó que la probabilidad de que Estados Unidos abandone el TLCAN es baja, pero si eso ocurriera, “no pensamos que sea catastrófico”.

Ello, ya que las empresas pueden exportar bienes desde México a Estados Unidos o Canadá utilizando la “ventana” del TLCAN, sin pagar arancel, o la de la Organización Mundial de Comercio (OMC) con el pago de un impuesto de alrededor de 3.5 por ciento.

“No es catastrófico, ya hoy por hoy cerca del 42% de los bienes que exporta México a Estados Unidos lo hace por la ventana de la OMC, entonces no sería catastrófico”, sostuvo durante la rueda de prensa mensual del organismo.

En su opinión, si Estados Unidos se llegara a salir del TLCAN, sería importante que México mantenga el tratado comercial con Canadá, y a la par podría seguir teniendo una relación comercial con Estados Unidos.

Si bien no sería catastrófico, agregó, es mejor siempre ir por la vía negociadora y utilizar los canales diplomáticos en la actual renegociación del TLCAN, donde es normal que haya diferencias cuando empieza el “terreno rocoso” y llegar a un “impasse” en este proceso.

No obstante, ante la incertidumbre que han generado las exigencias de la delegación estadounidense durante la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN, es factible que el tipo de cambio tenga una “reacción violenta” y brinque a 22 pesos por dólar en el corto plazo, pero después regresaría a mejores niveles en su cotización.

Casillas Olvera sostuvo que las positivas variables fundamentales de la economía no justifican “para nada” tener un tipo de cambio arriba de 19 pesos por dólar, como se vende actualmente.

Destacó por ejemplo que las calificadoras mejoraron la perspectiva de la nota soberana de México y ha bajado la deuda en su relación el PIB, “a pesar de la mala retórica del presidente Trump”, e incluso es factible que la economía mexicana crezca 2.4 por ciento en 2018, como estima el IMEF.

Detalló que de la depreciación de 8.0 por ciento que ha registrado el tipo de cambio en las últimas semanas, se debe a la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) acelere el alza de sus tasas de interés.

Además, por la nueva propuesta de reforma fiscal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al grado de complejidad al que ha llegado la renegociación del TLCAN y la renuncia de Margarita Zavala del Partido Acción Nacional (PAN).

La presidenta nacional del organismo informó que ante la incertidumbre reciente, el IMEF redujo su estimación de crecimiento para la economía mexicana en 2017 a 2.10 por ciento, desde 2.15 por ciento en septiembre pasado, aunque para 2018 la mantuvo en 2.40 por ciento.

Sobre la inflación, apuntó que el organismo revisó al alza su pronóstico para 2017, a 6.30 por ciento desde el previo de 6.20 por ciento, debido a recientes choques de oferta, como el incremento en el precio de gas LP y de algunos productos agropecuarios como el jitomate, pero anticipó que para 2018 regrese a 3.80 por ciento.

Berrocal González anticipó que la volatilidad seguirá por factores como la próxima decisión de la Fed, la reforma fiscal de Trump o el inicio del proceso electoral en México, a lo que pueden sumarse riesgos adicionales que habrá que estar vigilando.