Manual para quienes quieren comprar casa

ANA KAREN OROZCO
Resuelve.mx

Cuando por primera vez lograste independizarte de tus padres, seguramente te invadió una gran satisfacción. No importó si compartirías el espacio con tus amigos, en esos instantes la situación parecía inmejorable. Sin embargo, conforme cambiaron las circunstancias, la emoción fue desapareciendo.

Pasan los años y de repente ves que tu renta es muy cara o que no puedes ni colgar la fotografía de tu hijo porque el administrador no te deja. En esos momentos te nace el deseo de tener tu propia casa y comienzas a imaginarla con tres habitaciones, dos baños completos y una sala amplia. Suena muy bien, ¿no crees?

¡Espera! No te emociones tan rápido. Antes de que comiences a buscar préstamos o créditos, te compartiré los 4 puntos que debes tomar en cuenta para lograr una compra sin arrepentimientos.

1. Piensa en tu futuro

Primero debes considerar cómo será tu situación el día de mañana, así que más allá de pensar en lo que quieres, trata de pensar en lo que te será más conveniente según tu plan de vida. ¿Deseas tener una familia grande? ¿Estás considerando cambiar de trabajo? ¿Te gustan mucho las mascotas? Date un tiempo para considerar estas y otras preguntas.

Aunque es difícil jugarle al adivino y describir con precisión nuestro porvenir, al menos este ejercicio nos permitirá disminuir la probabilidad de arrepentirnos al comprar una casa que no va a cumplir con nuestras expectativas ni necesidades.

2. Piensa en tus finanzas

¡Listo! Ya hiciste tu tarea y sabes qué es lo que necesitas en tu nuevo hogar. Ahora llegó lo complicado: administrar el dinero.

Para desarrollar tu inteligencia financiera es fundamental que tengas un registro de tus gastos y los de tu familia, así que el ejercicio en esta etapa es contemplar claro cuáles son los ingresos de tu hogar, a cuánto ascienden tus gastos fijos y cuánto dinero destinar al pago de deudas e hipoteca.

Una vez que ya tengas un panorama general de tus finanzas, puedes buscar opciones. Recuerda que antes de entrarle a un crédito hipotecario, que suele durar varios años, debes tener un “guardadito” para cualquier emergencia. Evita caer en deudas por no tener un orden de prioridades en tus gastos a través de tu inteligencia financiera.

Tan solo durante el 2016, según datos del Inegi, se emitieron 507 mil financiamientos para vivienda, de los cuales el 45% fueron otorgados exclusivamente por INFONAVIT; sin embargo, el resto son del FOVISSSTE, Conavi y otras entidades financieras. Busca varias opciones de acuerdo con tus posibilidades económicas.

3. Piensa en opciones

El siguiente paso es conocer todas las opciones posibles, dedícale el tiempo necesario a una decisión tan importante como la de tener un nuevo hogar. Busca las colonias que consideres más afines con tus necesidades e investiga los inmuebles cercanos.

Mi consejo: contrata a un experto para que haga una evaluación y te diga si serán necesarias reparaciones o algunos cambios, que revise si los cimientos y las tuberías están en óptimas condiciones, etc. Esta parte es muy importante, ya que al final te puede salir más caro reparar tu pequeña casa nueva que comprar una más grande.

No te vayas por la primera impresión, recuerda que una casa es más que una fachada y si se volverá tu patrimonio, debes asegurarte de que sea una buena inversión. No caigas en la emoción del momento, piensa con cabeza fría, platica con tu familia para conocer la opinión de todos los miembros y considerar las necesidades del grupo antes de tomar una decisión.

4. Piensa en el valor de tu casa

Pocas veces contemplamos cuánto valdrá nuestra casa en algunos años. Una vez que hayas seleccionado las viviendas que te interesan, es momento de evaluar. Algunos de los factores que te recomiendo tomar en cuenta son:

• Crecimiento de la zona. Si la colonia está adquiriendo valor, tu casa puede aumentar su precio en unos años y convertirse en una excelente inversión.
• Riesgo de la zona. Hallar una vivienda menos sensible ante los fenómenos naturales o delictivos, es un factor que puede incrementar su cotización.
• Acabados y materiales de construcción. Acabados especiales, como los pisos o los techos, son elementos que le pueden dar mayor valor en el mercado.
• Adecuaciones para servicios. Además de la infraestructura para luz, agua y gas, debes considerar si cuenta con instalaciones para telefonía, televisión por cable, entre otros.
• Situación legal. ¿El dueño de la casa o del terreno es quién lo está vendiendo? ¿Cuenta con las escrituras? Asegúrate de que tu próxima casa tenga todo claro ante la ley para que no haya sorpresas que generen problemas a futuro.

Comprar un inmueble es una decisión importante que tendrá grandes implicaciones en tu vida y la de tu familia. Evita malas decisiones que pongan en peligro tu economía y disfruta al máximo tu nuevo hogar.