Crisis en Venezuela provoca hiperinflación

Apenas en octubre, Venezuela registró un aumento inflacionario del 50.6% con respecto del mes anterior, lo que lo pone a al país en estado de hiperinflación, mismo que sucede cuando el índice de inflación ha excedido el umbral del 50 por ciento.

Esta hiperinflación tuvo lugar un día después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro anunció el quinto aumento al salario mínimo del año y trigésimo noveno desde el inicio de la Revolución Bolivariana, en 1999. De esta manera, el salario mínimo en 177 mil 507 bolívares, cantidad equivalente a 53 dólares.

Los once productos que componen la canasta básica venezolana subieron de precio en septiembre, algunos de ellos de manera desmedida, como el azúcar (98,5%), las bebidas no alcohólicas (87,4%), los pescados (51,6%), la leche, los quesos y los huevos (47,9%) y las grasas y aceites (40,5%).

El aumento del salario mínimo podría amortiguar la hiperinflación; sin embargo, la escasez de papel moneda (situación de la que Maduro culpa al presidente de Colombia) y de alimentos en general provoca que la gente tenga poco para consumir y por consiguiente, provoca que el valor del bolívar mismo se deprecie.

Esta situación de escasez ha orillado al Banco Nacional venezolano a emitir el billete más grande de su historia: de 100 mil bolívares. El problema con la existencia de este billete, según indican, es que, al no existir una denominación intermedia entre el nuevo billete y el de 20 mil, que es el que continuaría, es difícil hacer transacciones, que requieran cambio, dificultando el consumo de los venezolanos.