Uber enfrenta problemas de regulación en Cancún

Uber se encuentra combatiendo diferentes propuestas de normas en Cancún, mismas que podrían sacarlo del mercado. En el lugar turístico se busca prohibir la aceptación de pagos en efectivo y la fijación de un valor mínimo y especificaciones de edad de los vehículos de servicios de transporte privado.

La iniciativa para expedir la nueva Ley de Movilidad de Quintana Roo podría comenzar a ser discutida esta misma semana, dijo un portavoz del presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Congreso local, Fernando Zelaya, uno de los legisladores que presentó la propuesta.

El director general de la compañía en México, Federico Ranero, advirtió que las medidas tendrían graves consecuencias para sus operaciones en el paradisíaco centro turístico caribeño, donde el 40% de sus servicios es pagado en efectivo.

“Nosotros estamos dispuestos a una regulación incluyente. Sin embargo esta regulación, si se pasa como está, limitará tanto el servicio y afectará tan drásticamente la experiencia de usuarios y conductores que Uber se vería en la necesidad de suspender su operación en el estado”, señaló el ejecutivo.

La firma estadounidense opera desde el año pasado en Cancún, uno de los principales destinos turísticos de México, que cada año atrae a miles de visitantes extranjeros que buscan sus soleadas playas de fina arena y su mar turquesa.

En una entrevista telefónica, Ranero dijo que Cancún, un mercado relativamente pequeño para Uber pero con un alto potencial de crecimiento, podría recibir un golpe en su sector turístico si la compañía se ve obligada a retirarse.

“Los turistas están contando con que podrán transportarse en Uber durante su estadía en la ciudad”, comentó.

México es el segundo mercado más importante para Uber en América Latina, que actualmente opera en 45 localidades del país. Cancún es la única ciudad de Quintana Roo que cuenta con sus servicios.