Mexicanos no están listos para la muerte

Sólo el 30% de los mexicanos cuentan con seguro para proteger sus ingresos contra enfermedad, discapacidad o muerte prematura, mientras que el resto se queda desprotegido, indicó la aseguradora Zurich.

Al presentar el informe Income Protection Gap 2017 (IPG-17) con el tema “Opciones y soluciones ante los desafíos de la brecha de protección de los ingresos”, en colaboración con la Universidad de Oxford, indicó que los jóvenes y trabajadores independientes son los más vulnerables al requerir acceso a los beneficios médicos.

“Una brecha de protección de ingresos significa agotar los presupuestos familiares, ahorros y jubilación de los mexicanos”, dijo el titular del segmento Vida en Zurich México, Rodrigo Contreras.

La aseguradora destacó que México registra 7.5% de incapacidad ante una creciente población de personas mayores a 60 años, equivalente a 51.4% y adultos de 30-59 años, equivalente al 33.7%, cifra que incrementará en la próxima década.

El IPG-17 indicó que el principal reto del país es el envejecimiento de los mexicanos ligados al padecimiento de enfermedades cardiometabólicas (diabetes, hipertensión u obesidad) y sus consecuencias que generan incapacidad.

El estudio reseñó, además, que los hombres con diabetes, sector que representa del 10 a un 15% de la población, sufren complicaciones como amputaciones o problemas de movilidad y deficiencias visuales si no se trata la condición a tiempo.

Agregó que si se considera que el apoyo del gobierno por incapacidad permanente o viudez se limita a una cantidad fija mensual para las personas de bajos recursos, las brechas de protección de ingresos afectarán más a la clase media y alta, que representan el 15% de la población.

Así como la proporción de la población que alcanza un ingreso medio aumentó durante la última década, no hay seguro privado o público relevante para asegurar un ingreso por encima de 35,000 pesos mensuales.

Los encuestados, trabajadores formalmente empleados e independientes, aceptaron haber experimentado una pérdida personal de ingresos, derivado de tres principales condiciones relacionadas con la obesidad: ataque al corazón, cáncer o apoplejía.

No obstante, sólo 35% indicaron tener un seguro frente a una enfermedad o discapacidad y 34% admitió contar con algún tipo de protección en caso de muerte.

Los empleados de tiempo completo, que representan el 86%, tienen menos probabilidades de estar protegidos que aquellos empleados de tiempo parcial, debido a que estos últimos cuentan con un seguro otorgado por las empresas contratantes alentando por incentivos fiscales, puntualizó.