Las resacas son muy costosas para EU

No puede negarse que la abstinencia alcohólica trae mejoras a la salud, y mucho menos puede negarse el hecho de que trae mejoras a las economías personales. Implica ahorros en bares, bebidas y sobre todo el hecho de siempre estar consciente de lo que sucede alrededor, eso sin mencionar los traslados cuando se toma fuera.

Un reporte del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos halló que la ingesta excesiva de alcohol le costó a la economía de Estados Unidos cerca 250 mil millones de dólares en 2010.

Para llegar a tal cifra, los autores del estudio rastrearon el precio de la pérdida de productividad, las multas por delitos relacionados al alcohol, cuentas médicas y otras costosas ramificaciones asociadas con la ebriedad.

El estudio revela que de todas las pérdidas monetarias, la de productividad era la más cara, pues entre trabajadores que se presentaban a trabajar en pésimas condiciones y trabajadores que no se presentaban en lo absoluto, se perdían cerca de 90 mil millones de dólares.

En total, todas las formas de pérdidas de productividad sumaron cerca de 179 mil millones de gastos relacionados al alcohol. Los investigadores estiman que entre el gobierno y los ciudadanos que pagan sus impuestos se cubre el 40% de la cuenta total de 250,000 millones.

El costo choques de vehículos relacionados al alcohol sube a 13 mil millones, y el costo por actividades judiciales, tales como arrestos y multas asociados con la bebida fue de casi 15 mil millones.

El reporte revela que el costo de esta nociva práctica ha crecido en los años anteriores, subiendo un 2.7% entre 2006 y 2010, índice que rebasa la inflación en el mismo periodo.
Sin embargo, estas cifras son sólo estimados, como resalta el estudio, y probablemente están subestimando cuánto la bebida y sus consecuencias pueden costar realmente.