Apple enfrenta demandas por "iPhone lentos"

Ollinka Méndez

Apple enfrenta dos demandas colectivas por los "iPhone antiguos lentos" que, aclarado por la compañía en días previos, es por culpa de la batería. Las acusaciones de los consumidores son al considerar que no se ha tenido el consentimiento de los usuarios al reducir la velocidad de los terminales.

Usuarios de la marca Apple han manifestado que con cada nueva actualización del sistema operativo, sus dispositivos móviles se hacían más "lentos". Algunas de las aplicaciones reaccionaban de manera lenta, o se ejecutaban distintas tareas mucho más lento en comparación con la versión anterior.

A consecuencia de esto, miles de usuarios divididos en dos grupos de consumidores han presentado acusaciones en contra de la marca. Las demandas provienen de California e Illinois, teniendo como motivo principal el desencanto por la "desaceleración intencional" que sufren los "iPhone antiguos" al deteriorarse la batería sin el consentimiento del usuario.

Para contextualizar un poco, cabe recordar que debido al trabajo de Geekbench y posteriormente, la confirmación de Apple donde acepta que desacelera el procesador de los iPhone antiguos cuando la batería de estos esté vieja y así evitar apagones abruptos, esto por medio de un comunicado a TechCrunch. Entonces el disgusto de los miles de usuarios es porque tienen la convicción de que la empresa de la manzana los "obliga" a comprarse dispositivos nuevos.

El pasado 21 de diciembre, un vocero de la compañía aseguró que el objetivo era ofrecer una mejor experiencia a sus usuarios, esto es, mantener la calidad de su rendimiento y la vida útil de los dispositivos. De acuerdo con el portavoz, Apple lanzó una función para iPhone 6, iPhone 6s y iPhone SE para suavizar los picos instantáneos sólo cuando sea necesario y evitar que el dispositivo se apague inesperadamente durante esas condiciones.

No obstante, la compañía se enfrenta a dos demandas colectivas por las siguientes razones: que la compañía no comunicó claramente lo que incluía la actualización de software, ni cómo afectaría el rendimiento de los iPhones con baterías degradadas, y que nunca solicitó el permiso de los usuarios para ralentizar el funcionamiento de sus dispositivos.