La lujosa cárcel que se convertirá en hotel

El lujoso hotel Riyadh, utilizado como prisión durante el proceso de represión contra la corrupción en Arabia Saudita, volverá a abrir sus puertas en febrero, de acuerdo con su sitio web.

De acuerdo con un empleado anónimo, las reservas del público serían aceptadas a partir del 14 de febrero, con una tarifa por noche de 650 dólares para la habitación más barata.

Por otro lado, un portavoz del grupo hotelero Marriott, dueño de la marca Ritz-Carlton, dijo que "por el momento, el hotel está operando bajo la directiva de las autoridades locales y no como uno tradicional".

Las autoridades saudíes dijeron que esperan que la gran mayoría de los sospechosos lleguen a acuerdos financieros por los cargos en su contra, y que Riad espera recuperar aproximadamente 100 mil millones de fondos ilícitos.

A finales de noviembre pasado, el príncipe saudita Miteb bin Abdullah, que era visto como el principal contendiente al trono, fue liberado luego de llegar a un acuerdo con las autoridades que implicaban pagar más de 1,000 millones de dólares.

Otro empresario importante que ha estado en el Ritz-Carlton es el multimillonario Prince Alwaleed bin Talal, presidente y propietario de la firma de inversión global Kingdom Holding.

El hotel tiene 492 habitaciones y 21 hectáreas de jardines.