México e Israel, renegociación en camino

Por: Laura Magnolia

De acuerdo con la Secretaría de Economía, México vende a Israel principalmente: petróleo, alimentos y manufacturas (equipo eléctrico y electrónico, así como químicos), e importa productos de alto desarrollo tecnológico como maquinaria y equipo agrícola, herbicidas y fertilizantes, productos y equipo electrónico, y equipo médico”.

Para el embajador de Israel en México, Jonathan Peled, “México es un país con gran potencial y muy buscado por las empresas y el sector privado israelí”. El diplomático señala que existen alrededor de 150 empresas israelíes radicadas en México y una inversión de aproximadamente 3 mil millones de dólares principalmente en el sector farmacéutico, agropecuario, energías alternativas y seguridad pública. Además apuntó “estamos siempre buscando aviación y aeroespacial, y buscando otros campos para invertir y traer tecnología israelí a México”.

Uno de las áreas de oportunidad para ambos países es el turismo, de acuerdo con el embajador “contamos hoy con 40 mil turistas israelíes al año en México, pero deberíamos multiplicarlo, creo que se puede fácilmente duplicar, además unos 20 mil mexicanos al año acuden a Israel y creo que también deberíamos incrementarlo”.

Respecto al marco legal para incrementar los acuerdos comerciales de manera bilateral, Peled afirmó: “tenemos previsto actualizar el tratado de libre comercio, después de Nafta y de la Unión Europea probablemente nos va a tocar a nosotros renovar el acuerdo, tenemos muchos proyectos y siempre hay que hacer más y como gobiernos tenemos que ayudar al sector privado a través de delegaciones comerciales”

La liberalización negociada en el año 2000, que aún continúa vigente, comprende el 99% del comercio bilateral. En el sector agropecuario, la mitad de las exportaciones mexicanas a Israel tienen arancel cero desde la entrada en vigor del acuerdo, el 25% tienen acceso inmediato libre de arancel bajo cuota y el 12% acceso con reducciones entre el 25 y 50% sobre los aranceles aplicados.

“Hay mucho para crecer, nos gustaría ver más productos mexicanos en Israel, porque tenemos un comercio en balance favorable a Israel, exportamos más de lo que importamos. La idea es hacerlo a través de acuerdos, en la última visita del primer ministro, Benjamin Netanyahu, en septiembre de 2017, vino justamente a hacer eso y se firmaron tres acuerdos en el campo de aviación, aeroespacial, asistencia técnica y se estrecharon así relaciones entre ambos países”, concluyó el embajador Peled al ser entrevistado en el marco de la inauguración de el nuevo restaurante de Le Pain Quotidien, en Polanco.