¿Cómo una Fintech genera rendimientos atractivos?

El elemento que hace posible que obtengamos mejores rendimientos es la tecnología del sistema financiero, según afirma Gerardo Obregón, Fundador y Director General de Prestadero, empresa mexicana de préstamos entre personas.

Obregón agrega que es una parte de lo que hace posible que empresas Fintech puedan emerger gracias al soporte de la gran capacidad de servidores, lenguajes de programación, y comunicación con otras entidades, de tal forma que los procesos son más eficientes y acorde con un mundo de constante y rápido cambio.

“Antes era impensable hacer este tipo de operaciones en cuestión de minutos y sin importar la distancia. Hoy es posible conocer tu estado de cuenta a cualquier hora, antes debías esperar a que te llegara a tu domicilio, o llamar por teléfono para conocer tus saldos”, comenta el directivo.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF, 2015), se estima que las personas gastan en promedio 98 pesos al mes para trasladarse a las sucursales bancarias y 26 minutos en promedio por visita sólo para llegar a la sucursal.

En este sentido, y sin tomar en cuenta el tiempo de estancia en las sucursales bancarias, los 29.9 millones de mexicanos que acuden a sucursales gastan 35,000 millones de pesos y dedican más de 276 millones de horas para trasladarse a una sucursal al año.

A esto se suman las sucursales bancarias, que también necesitan asumir costos de operación, lo cual obliga a los bancos a elevar las tasas de interés y reducir o eliminar los rendimientos para los ahorradores.

Para la firma de préstamos, las Fintech hacen posible reducir estos costos al no requerir de sucursales. Los usuarios evitan trasladarse a las sucursales y los costos de operación por sucursal son casi cero.

Para la aceptación masiva de las empresas de Fintech existen algunos obstáculos, el principal es el acceso a Internet, pues en la medida que la cobertura aumente los servicios financieros tendrán mayor alcance y con ello se cerrará la brecha de la inclusión financiera, concluyó Obregón.