Carlos Slim defiende construcción de Nuevo Aeropuerto

El empresario mexicano Carlos Slim defendió el proyecto de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), al destacar su importancia en cuanto a inversiones, empleos y desarrollo que provocará en el país, sobre todo en la zona nor-oriente del Valle de México.

Expuso que México necesita proyectos de estas características, de esta dimensión, no sólo para los efectos directos, sino por la trascendencia y todo lo que pasa alrededor.

Al exponer su visión sobre este proyecto en conferencia de prensa, señaló que la discusión del aeropuerto no debe ser si cuesta más o menos, “porque no es un coche lo que se está comprando, sino qué efectos va a tener la inversión” del proyecto.

“En mi vida he visto un proyecto que pueda tener tanto impacto económico en un área como lo es el Nuevo Aeropuerto. Es un gran detonador, sólo lo puedo comparar con el Canal de Panamá", señaló el directivo de Grupo Carso.

Por ello, enfatizó que suspender el proyecto del nuevo aeropuerto es suspender el crecimiento del país.

Se calcula que la construcción del nuevo aeropuerto generará 60,000 millones de pesos en sueldos y salarios y 120,000 millones de pesos en la compra de insumos, subrayó el empresario.

Expuso además que en los terrenos del actual aeropuerto se podrían realizar varios proyectos de carácter cultural y comercial, parques y aéreas recreativas, oficinas, departamentos y hoteles, zona universitaria, centros de tecnología y museos, entre otros.

“Este viejo aeropuerto puede ser más detonador del desarrollo de la región y de la ciudad que el nuevo, (...) sería como un nuevo Paseo de la Reforma y llegaría hasta la entrada del nuevo aeropuerto”, subrayó.

Mencionó también que se requiere dejar de sobre explotar el acuífero de la cuenca del Valle de México, para que de esta forma se detengan los hundimientos de ésta y otras zonas, además de que se deben edificar presas de infiltración.

Consideró por otra parte que el nuevo aeropuerto debió de ser concesionado, debido a que representa el no utilizar recursos públicos, además de que con ello, se aceleraría su construcción y el costo sería menor.

Aunque el empresario afirmó que no se encuentra interesado en tener la concesión de la nueva infraestructura, solo participar en el desarrollo de la obra, misma que dijo, es la carta de presentación de cualquier país.