Starbucks cierra sus tiendas en Estados Unidos

Starbucks cerró sus 8,000 tiendas en Estados Unidos este martes con el fin de entrenar a los empleados en inclusión y prejuicios raciales. Las sesiones empezaron luego de la hora del almuerzo, y se estima que le cueste a la compañía más de 12 millones de dólares.

Este movimiento fue provocado por el arresto de dos hombres de raza negra en un Starbucks ubicado en Filadelfia el 12 de abril: minutos después de entrar a la tienda para una junta de negocios, Rashon Nelson, pidió usar el baño sin pedir ninguna bebida o alimento.

El manager de la tienda respondió llamando a emergencias para que se llevaran a Nelson y a su amigo Donte Robinson. Testigos declararon que los hombres no hicieron nada que ameritara la llamada. Las imágenes del arresto rápidamente se hicieron virales, dando origen a una respuesta negativa a nivel nacional contra la cadena por su discriminación racial.

Como respuesta a este suceso Starbucks anunció su plan de cerrar sus tiendas por varias horas este martes para "conducir una plática educativa sobre prejuicios raciales a finde prevenir la discriminación en nuestras tiendas”.

El entrenamiento de los cerca de 175,000 cubrirá mensajes de "discriminación implícita” e “inclusión consciente” y también pretende proveer una oportunidad para que los trabajadores compartan sus propias historias de racismo.

Esta no es la primera vez que la empresa hace este tipo de pláticas de concientización sobre la raza. En 2015, Howard Schulz, el director ejecutivo de Starbucks declaró al respecto: “nos guste admitirlo o no, todos tenemos prejuicios inconscientes”.