Acuerdo con EU no elimina incertidumbre: BBVA Bancomer

El 27 de agosto se anunció un nuevo acuerdo comercial entre México y Estados Unidos, al cual, Canadá podría sumarse, el 31 del mismo mes la administración a cargo de Donald Trump notificó al Congreso su intención de firmar un tratado comercial con México. A partir de esa fecha el equipo del mandatario del vecino país cuenta con un periodo de 30 días para proporcionar al Congreso los detalles por escrito e informar sobre la adhesión de Canadá, si esta ocurre.

Uno de los factores que mantienen a los especialistas de BBVA Bancomer y a la expectativa sobre lo que va a pasar tras la firma del acuerdo mencionado, es el automotriz. A las nuevas disposiciones en el sector, se suma la definición de una vigencia de 16 años del acuerdo, con revisiones cada seis y posible extensión por 16 años más en cada revisión. Esta nueva vigencia si bien no es indefinida como sería deseable, permitió destrabar la negociación por la intención de EU, durante el proceso de incluir la cláusula Sunset que proponía una terminación automática del tratado a los cinco años si las partes no acordaban extenderlo.

Estados Unidos se reservó el derecho de modificar los aranceles para el sector automotriz. Estos actualmente son de 2.5% para vehículos ligeros y 25% para vehículos de carga. En este tema, en el que no hay certidumbre, está la clave para valorar el nuevo acuerdo. Si efectivamente Estados Unidos puede modificarlo y llegara a aumentarlo significativamente, todo lo positivo acordado dejaría de serlo y se perderían las ventajas actuales con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las que parecen más probables con el nuevo acuerdo.

De acuerdo con analistas del grupo financiero BBVA Bancomer, "que el sector energético forme parte del acuerdo reduce las posibilidades de reversión de la reforma energética".

Junto con el acuerdo comercial, México y Estados Unidos llegaron a un entendimiento para la firma de una carta paralela que garantiza una cuota de exportación de unidades de vehículos ligeros libre de arancel que se activaría únicamente en el escenario en el que el gobierno de Estados Unidos.

“Lo que se conoce es positivo comparado con las alternativas; lo que se desconoce mantiene la incertidumbre y genera dudas”, consideraron analistas.

En suma, a reserva de conocer detalles importantes, los analistas consideraron que el acuerdo representa la mejor alternativa, comparado con las propuestas que EU había puesto sobre la mesa a lo largo de las negociaciones "en las que no cedió en ningún momento y comparado a la alternativa de ruptura del acuerdo".

"Desde la perspectiva de México, el objetivo en esta negociación fue en todo momento minimizar daños. Con lo que se conoce hasta ahora, parece que se cumplió el objetivo. Esto solamente podremos afirmarlo hasta conocer los detalles sobre lo que se sabe solo parcialmente y hasta que se aclare lo que aún se desconoce", concluyeron.