¿Cómo salvar tu empresa en tiempos de crisis?

0

Adicionalmente, la eliminación de la compensación universal restará liquidez a las empresas abonando a la política económica restrictiva

Enrique Presburger Cherem
Director general de Factor Exprés

A poco más de 60 días de que iniciara el nuevo gobierno, contamos con algunos datos que nos permiten vislumbrar un año recesivo en México. Tenemos una tasa interbancaria de referencia que se ubica en un altísimo 8.25% de interés anual, lo cual restringe el gasto y encarece los créditos que toman personas físicas y morales que mueven la economía. Esto a su vez causa un desincentivo a la inversión y una baja en el consumo que implica menor crecimiento de la economía.

Adicionalmente, la eliminación de la compensación universal restará liquidez a las empresas abonando a la política económica restrictiva.

Más allá de asignar culpas, el hecho innegable es que nuestra economía se encuentra en un estado de crisis. Si bien el escenario político se ajusta paulatinamente, el empresario no puede esperar y tiene que actuar de inmediato. Aquí algunas recomendaciones:

Saber decir que no

En tiempos de crisis, resulta común que el entorno nos exija hacer “excepciones” y tolerar “condiciones especiales”. Así, se pide a los empresarios comprometer más inventario, esperar más tiempo sin cobrar, reducir más el margen de utilidad, y arriesgar mayor capital. Si bien el deseo de sortear la crisis nos incita a ceder, hay que tener mucho cuidado con ello. El empresario que se mantiene firme con sus políticas y procedimientos, podrá parecer “insensible” en un inicio, pero dicha actitud lo lleva a minimizar riesgos, tener mayor liquidez, y por tanto aguantar un escenario de consolidación donde otros desaparecen.

Concentrar y ajustar

Hay ocasiones en que simplemente resulta muy arriesgado explorar mercados diferentes o diversificar en proyectos novedosos. Las crisis generan muchos espacios de inversión ante la falta de liquidez. No obstante, no toda nueva oportunidad de negocio resulta positiva. Apostarle a clientes de moralidad conocida y capacidad de compra controlada suele ser más seguro. Es mejor decrecer y ganar dinero que crecer en números rojos.

Precio alto, operación flexible

Una crisis provoca movimientos bruscos en el mercado. Esta situación suele tambalear a las grandes empresas que tienen una gruesa y burocrática infraestructura, permitiendo a las PYMES ganar market share al tener organizaciones más versátiles y menos costosas. La flexibilidad en una crisis es fundamental para decidir rápido y ganar espacios. No obstante, es fundamental que este crecimiento acelerado se cobre adecuadamente para sostenerlo. Muchas empresas pierden dinero en crecimientos acelerados.

Prioridad a quien te da dinero y talento

En una crisis una empresa puede ajustar personal, reducir gastos y limitar presupuestos. No obstante, no se debe de caer en el error de eliminar personal clave o dañar el historial crediticio. Tener un mal buró de crédito puede ser un tiro de gracia para una empresa en un entorno de escasa liquidez; pues sin dinero se pierde competitividad y se cae en el aislamiento comercial en un ambiente de mayores plazos de cobranza y necesidad de anticipos a proveedores. De igual manera, dejar ir a la gente clave puede significar quedar cojo de un pie que jamás vuelve a crecer. Más vale sacrificar utilidad que destruir la esencia de una organización exitosa.

Así las cosas. Es importante asumir la crisis y actuar rápido. Hay que tener inteligencia emocional, agilidad en toma de decisiones, mantener una reputación impecable y retener a la gente clave. Hay que hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien; ¡ánimo!