Apoyo fiscal del gobierno no resuelve crisis de Pemex: Bancomer

1

No existe margen fiscal para que el gobierno pueda aportar el dinero suficiente a Pemex

El apoyo que el gobierno de la República otorgó a Petróleos Mexicanos (Pemex) no resuelve el problema de la caída en la producción petrolera, sólo gana tiempo, apuntó Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer.

El pasado 15 de febrero, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador anunció la implementación de un mayor estímulo fiscal para la petrolera.

A su vez, Pemex informó que este año recibirá mil 800 millones de dólares que proporcionarán al organismo liquidez adicional. Cabe señalar que en enero ya había recibido 9.4 mil millones de pesos.

Incentivo insuficiente

El primero en señalar la insuficiencia del incentivo fue el banco estadounidense JP Morgan.

“Nos cuesta mucho llegar a los cálculos presentados, lo que daría como resultado el cierre del agujero negativo que continuamos proyectando en 2019 de aproximadamente 3.6 mil millones de dólares”, dijo.

En este sentido, Serrano apuntó que la estimación de Bancomer para revertir la caída de producción es de por lo menos entre 12 y 15 mil millones de dólares al año, alrededor del 1.5% de Producto Interno Bruto (PIB) del país.

“El apoyo del gobierno va en la dirección correcta para fortalecer la base de capital de Pemex, pero no creemos que resuelva estructuralmente el problema. Para revertir la caída en la producción petrolera se requieren apoyos mucho más grandes”, subrayó.

El economista apuntó que para que Pemex pueda tener una rentabilidad positiva y ganar dinero, es necesario que baje de manera marcada la carga impositiva que tiene.

“Pemex podría ser una empresa rentable, es decir, podría ser una empresa con utilidad positiva si en lugar de enfrentar tasas del 70%, pagara tasas como el resto de las empresas del 30 por ciento”, señaló.

¿Existe solución?

Respecto a las soluciones, consideró fundamental evitar una reducción en la calificación de la petrolera.

“Ahora hay dos agencias calificadoras que la mantienen (a Pemex) solamente un escalón por encima del grado de inversión: Moody’s y Fitch. Esto quiere decir que con que baje una de estas dos agencias un escalón, la empresa dejaría de ser una inversión”.

Finalmente aseguró que la situación podría atacarse si Pemex reanuda sus asociaciones con empresas públicas y privadas. “Es la única manera realista en que se puede revertir esta caída”, concluyó.