La importancia del plan de sucesión

*ALEJANDRO MÉNDEZ

Al considerar el futuro, muchos líderes de empresas familiares no piensan “cuando muera”; piensan “si muero”. Por su negación a que la muerte les sucederá, no hacen planes para lo que pasará cuando ocurra, pese a que esos planes podrían evitar o mitigar grandes pérdidas financieras y un gran dolor emocional.

Mientras el emprendedor aún está vivo, la situación rara vez es tan seria que no se pueda mejorar. No obstante, con mucha frecuencia, los dueños de empresas se paralizan porque cada forma de proceder implica problemas y desafíos. No existe una solución perfecta, pero por difícil que parezca progresar, hay que tener presente que una la forma de proceder que implica la mayor posibilidad de riesgo es no hacer nada.

¿Cómo lograr una sucesión exitosa?

Una sola fórmula no va a funcionar para todas las empresas, pero todos los planes exitosos van a tener un par de cosas en común:

  • Sensata planificación patrimonial. Con demasiada frecuencia, a los abogados, a los contadores y a otros planificadores patrimoniales les piden diseñar un plan que se centre exclusivamente en el ahorro de impuestos. Un plan patrimonial sensato no sólo toma en cuenta el ahorro de impuestos, también la necesidad fundamental de crear una estructura que le permita a la empresa prosperar, incluso si esto significa pagar más impuestos. En un panorama general, los impuestos son una buena inversión si incrementa la posibilidad de que la empresa siga siendo exitosa.
  • Participación de la familia. Una sola persona no puede solucionar el problema, toda la familia se debe involucrar. Todos sus miembros deben discutir y comprender las metas, los miedos, las fortalezas y las debilidades de los demás antes de que surja una disputa o una crisis. Lo recomendable es convocar a reuniones, crear un plan para cultivar la confianza entre los hermanos y el padre o madre que sobrevive, invertir en la evaluación y capacitación en liderazgo y diseñar un plan de sucesión para la empresa familiar.

Un plan exitoso debería derivar en que la familia pueda ponerse de acuerdo en las estructuras de gobernanza que le ayudarán a tener éxito a la empresa y a la familia. Para la empresa, esto con frecuencia implica determinar el poder del líder y darle a los demás dueños poder de veto para la toma de decisiones importantes. Una efectiva gobernanza para la familia a menudo comienza al convocar a reuniones familiares y con la creación de un consejo de familia para separar los asuntos familiares de las cuestiones que tienen que ver con la empresa y con la propiedad.

*Senior Advisor

amendez@family-bsg.com
Family Business Success Group