Valores, legado en empresas familiares

Para aprender y destacar el máximo potencial de las empresas familiares en México, se llevó a cabo el evento Family Business Transitions Conference México 2015, con la participación de distintos ponentes quienes indicaron que el trabajo en conjunto, la ética, la pasión, el esfuerzo y la comunicación son factores que contribuyen a mantener a las compañías a lo largo de las generaciones.

Organizado por Grupo Mundo Ejecutivo, Family Business Magazine y Méndez Group, las ponencias buscaron generar un diálogo de empresarios para empresarios, en un contexto de confianza para el intercambio de experiencias y así enriquecer el conocimiento de las familias que enfrentan el reto de dirigir una compañía.

En el Hotel Camino Real de Santa Fe, al poniente del DF, los asistentes escucharon de viva voz casos como los de Colegios Peterson, Frutas Concentradas (Jarritos) y Fantasías Miguel, que han sorteado crisis, mismas que han servido como una herramienta de aprendizaje en la preparación de las generaciones actuales y futuras.

Francisco Hill, CEO de Frutas Concentradas indicó que a 65 años de la fundación de la firma, su padre creó un legado que han mantenido a lo largo del tiempo por lo que uno de los desafíos es cuidar la esencia y misión de la firma. “En estos años por ejemplo nunca hemos dejado de pagarle a los proveedores”.

Daniel Litchi, director general de Fantasías Miguel, fundada en 1965, aseguró que a través del ejemplo y la congruencia se impulsan los valores dentro de los negocios familiares para fomentar la ética, la integridad y el cuidado del medio ambiente, además dijo que para evitar conflictos debe separarse lo familiar y lo relacionado a la compañía.

Hay que separar esos temas. Sobre todo entre hermanos, debe haber mucha confianza y al mismo tiempo una visión compartida, aunque sí es necesaria la existencia de un líder”

Ken Peterson, CEO de Colegios Peterson expuso que uno de los retos para hacer la transición hacia la siguiente generación es transmitir la pasión y el conocimiento desde temprana edad, “ya que los valores se practican. Nosotros tenemos como regla que al salir de la universidad por lo menos dos años, deben trabajar en otro lugar”.

Así en un clima de aprendizaje se trataron distintos temas para facilitar la transición de una generación a otra y encontrar el balance adecuado entre familia y negocios.