El factor tiempo en la empresa familiar

ALEJANDRO MÉNDEZ*

¿Cómo puede una familia seguir gestionando una empresa exitosa en la cuarta generación? El corto plazo, para una familia, son veinte años, un plazo intermedio son cincuenta años, y largo plazo son cien años. Teniendo en cuenta que la esperanza de vida está aumentando, me siento tentado a ampliar estos periodos, pero de momento constituyen un punto de referencia razonable.

Casi todas las familias con las que he tratado intentan desesperadamente asegurarse de que cada año se produzca un aumento en el resultado final del balanza de situación. Lo aplaudo como ejercicio de una buena dirección financiera.

Lamentablemente, sin embargo, si nos fijamos en los veinte años de un plan financiero a corto plazo, estos resultados anuales se convierten en meras notas a pie de página. En un plan de cincuenta años, ni siquiera alcanzan este estatus: simplemente aparecen en un gráfico de barras. En un plan de cien años sólo resultan interesantes para los historiadores de la familia.

Un énfasis en los resultados a corto plazo se suele encontrar en el mantra: Somos inversores a largo plazo. Esta auto evaluación irrealista suele enmarcar el hecho de que los riesgos necesarios para conseguir estos objetivos anuales –objetivos que incluso en un ciclo de veinte años son extraordinariamente a corto plazo- son demasiado elevados en términos del plan de preservación de la riqueza financiera de la familia a cien años.

Cuando los plazos de veinte, cincuenta y cien años de medición se imponen en la estrategia de inversión de la familia, sale a la luz la importancia de la paciencia, que ratifica el éxito de grandes inversores como Philip Carret y Warren Buffet.

La paciencia es una virtud en todo aquello que hace una familia. Para aquellas familias que definen sus estrategias de preservación de la riqueza financiera a largo lazo, el tiempo es un amigo de una forma que no lo es para muchos inversionistas. Asimismo, si no se consigue aprovechar el tiempo, se está perdiendo un valioso activo familiar.

*Consultor Empresas Familiares
amendez@family-bsg.com
Family Business Success Group