Sucesión de negocios familiares para millennials

RICARDO FAINSILBER*

Los Millennials son la generación nacida entre 1980 y 1995 y que posee ciertas características distintivas que, en la actualidad, presentan retos particulares dentro de los negocios familiares.

Empresas de primer nivel como Merrill Lynch, Ernst & Young, entre otras están contratando consultores para educarlos sobre cómo trabajar con esta generación y sus peculiaridades. El tema es de suma importancia si se considera que para 2025, esta generación representará el 75% de la fuerza laboral del mundo según una proyección de la consultora Deloitte.

Actualmente esta generación representa el 30% de la población en Latinoamérica, pero sobre todo es importante notar que dicha generación comienza a llegar a una posición en la cual pronto podrían tornarse en los nuevos directores de las empresas familiares.

Para dicha transición es necesario pasar por un proceso de sucesión, el curso más delicado por el cual un negocio familiar puede atravesar.

A reserva de caer en generalizaciones (situación que seria altamente rechazada por un millennial), las siguientes recomendaciones pueden ayudar a tener un cambio exitoso y no perder el negocio en el proceso:

Entender su perspectiva

Los millennials quieren saber como su trabajo los va a acercar a sus metas a largo plazo, las cuales pueden o no incluir el negocio familiar. Ayudar al millennial a desarrollar un plan de acción que lo ayude a avanzar a su próximo rol de liderazgo puede ser tanto agradable como satisfactorio.

Ser transparente sobre el proceso de sucesión

Hablar sobre la intención de la sucesión reduce las tensiones y puede generar mayor interés en el negocio familiar. La transparencia abre la puerta al diálogo sobre visiones a futuro, estilos de dirección y crea la oportunidad de que el líder actual guie y entrene a su sucesor.

Ser receptivo a ideas innovadoras

Apertura a escuchar las ideas creativas de la generación, puede no solo incrementar la confianza, si no abrir nuevas oportunidades de crecimiento para el negocio. Discutir estas ideas antes de la transición permite unir estrategias nuevas con los valores tradicionales del negocio.

Dividir responsabilidades

Es importante transferir responsabilidades paulatinamente al sucesor conforme se acerque el retiro del actual director. Distinguir claramente las funciones específicas de cada uno es básico para mantener un orden y buen funcionamiento, mientras este proceso avanza hasta transferir toda la responsabilidad al sucesor.

Cuando el actual director se retire debe dejar el negocio totalmente

Los nuevos líderes necesitan tiempo para desarrollar su propio estilo de dirección y visión para el negocio, así mismo, tienen la necesidad de ganarse el respeto sin estar a la sombra de sus predecesores. Los millennials son astutos y su estilo es muy diferente a las generaciones anteriores, pero requieren de espacio para desarrollarse.

*Director de Fainsilber Asesores
www.fainsilberasesores.com