Institucionalización, clave en supervivencia de empresas familiares

En México nueve de cada diez empresas son familiares, convirtiendose así en el principal motor de economía del país, sin embargo solo el 20% sobreviven la transición a la segunda y tercera generación, debido a problemas como la falta de institucionalización, conflicto de intereses y organigramas poco claros.

Las probabilidades de supervivencia de una empresa familiar incrementan cuando ésta se convierte en una empresa institucional, a través de un proceso de análisis y transformación en la estructura organizacional dentro de una compañía, que ayuda a definir desde los órganos directivos de un corporativo, hasta los roles que ocupa cada individuo, orientándolos al área correspondiente de acuerdo a sus fortalezas y habilidades, logrando así una mejora para la toma de decisiones en la continuidad del plan de negocio.

Al respecto, Ricardo Fainsilber director y fundador de Fainsilber Asesores, firma especializada en negocios familiares, afirma que: “Al formalizar los órganos de gobierno y la filosofía de la empresa, permite que cada individuo se identifique o no con ella y se desarrolle individualmente, sin importar que tipo de relación tenga con el director de la empresa. Es por esto que el dueño o director debe asegurarse que cada individuo sienta que está ahí por méritos propios y no por nepotismo.”

Cabe destacar que al institucionalizar una empresa familiar, se obtiene mayor claridad del negocio y se planifica mejor la sucesión del líder y colaboradores que conformarán la misma durante los próximos años, ya que es una herramienta clave para el éxito y continuidad de una institución.

La familia debe dirigir el negocio de manera constructiva a fin de que la transición de generación sea un motivador de crecimiento para la empresa”

El inicio de un año nuevo es muchas veces el momento en que las compañías reflexionan y analizan las relaciones y aspectos generales que afectan a la transición de las mismas, sin embargo desconocen que existe o que se puede llevar a cabo un proceso de institucionalización, por ello es importante saber que la principal labor que puede realizar un asesor para una empresa familiar es convertirla en una empresa institucional, es decir, en una empresa que domina todas las habilidades y destrezas que necesita para comenzar con una estructuración en el núcleo del negocio.

Fainsilber Asesores brinda asesoría a las empresas familiares que buscan dar este paso hacía la institucionalización y lograr una exitosa transición inter-generacional, ayudándolas a sentir seguridad tanto en el proceso de transición, como en el futuro bienestar de la familia y el progreso del negocio a fin de desarrollar la mejor estrategia para integrar a otros miembros de la siguiente generación que no toman la posición de líder.