Ciclos de vida en la empresa familiar (primera parte)

RICARDO FAINSILBER*

Hoy en día es muy común hacer referencia a etapas del ciclo de vida, las cuales son aplicadas a prácticamente cualquier tema, definitivamente es frecuente en el mundo de los negocios.

Esta perspectiva tiene origen en la psicología del desarrollo y pensadores del rubro como lo fueron Darwin, Piaget, Jung, Freud, Erickson, Klein, Mahler y otros. Los modelos que fueron desarrollados por ellos han sido transportados a todas las áreas del conocimiento, incluidos los negocios familiares, porque ofrecen un marco de referencia bastante claro.

Para conocer ampliamente un negocio familiar, existen 3 componentes básicos que debemos examinar. Los componentes son: el entorno familiar, la empresa y la estructura de propiedad. Los 3 componentes tienen un ciclo de vida y un desarrollo natural, en esta primera parte de la serie se hablara sobre las etapas de vida de la familia.

La referencia que este sistema ofrece considera que existen etapas previsibles en una familia, aunque hayan variaciones culturales.El análisis parte de una normatividad ideal en una familia nuclear. Hay que considerar que este análisis deja fuera la realidad de la diversidad de las familias modernas. Familias con divorcios, familias compuestas, familias que adoptan niños en edades escolares o adolescentes, etc.

Las etapas del ciclo vital de una familia son:

1) Unión de la pareja – se caracteriza por la atracción física y la inversión emocional. Empiezan a generarse acuerdos conscientes e inconscientes.

2) Formación de la familia – Los retos son lograr una independencia económica y emocional, lograr grados adecuados de intimidad y separación con su pareja, negociar roles y elaborar un proyecto de vida compartido.

3) Familias con hijos chicos – aquí se debe de ajustar el sistema marital para permitir la entrada del hijo a la familia. Se renegocia la forma en que se van a cumplir las metas económicas y la educación de los hijos. Evolucionan las relaciones con la familia extensa redefiniendo y delimitando los nuevos roles como padres y abuelos.

4) Familias con hijos adolescentes – con los hijos teniendo cada vez mas actividades fuera de la casa, los padres tienen mas tiempo en pareja, lo cual genera un nuevo reajuste al sistema y a la pareja. Los papas tienen que desarrollar relaciones mas simétricas con los hijos y darles mas autonomía en sus decisiones. Probablemente la pareja tiene que involucrarse en el cuidado de sus padres.

5) Familias en vida media – al tener hijos adultos, los papas tienen que reajustar la forma de relacionarse con ellos. Cuando los hijos se van de la casa la pareja se tiene que reajustar a estar solos otra vez. También, cuando los hijos forman familias propias, hay que reestructurar relaciones para incluir a la familia política. Finalmente, la relación con las enfermedades y muerte de los propios padres.

6) Familias en la vida avanzada – aquí deben adaptarse a cambios en sus roles dentro de la familia y la sociedad, como dejar de trabajar. Mantener la autonomía que les sea posible y enfrentar la perdida de la pareja, hermanos, amigos y prepararse para la propia muerte.

*Director de Fainsilber Asesores