Legacy Final No.1, final edition

Han pasado seis años desde que MB&F lanzó la serie Legacy Machine N°1 (LM1) en 2011, creando una colección de relojes o Legacy Machines inspirados en la traducción relojera que complementaban la colección de relojes extremos u Horological Machines. Seis años son apenas un abrir y cerrar de ojos en la historia de la relojería, pero constituyen una generación completa de relojería independiente moderna.

La Legacy Machine N°1 Final Edition pone fin a la serie LM1 y lo hace con el característico instinto de MB&F de crear lo inesperado.

Las convenciones dictan que no hemos de intentar arreglar lo que no se ha roto, que los productos que gozan de éxito y popularidad también deben disfrutar de una larga vida. La LM1 Final Edition le da la vuelta a esta creencia convencional presentando su adiós en el momento en que la colección Legacy Machine goza de más reconocimiento e ímpetu que nunca.

Allá por 2011, la Legacy Machine N°1 introdujo tres características técnicas únicas, dos de las cuales siguen marcando la diferencia de la serie LM1 en la actualidad. El volante cinemático, suspendido de un puente arqueado, se ha convertido en el símbolo de la colección Legacy Machine. Las dos visualizaciones del tiempo, que aparecen indicadas en esferas sutilmente convexas de esmalte estirado, se basan en un único movimiento y permiten un ajuste de la hora autónomo, sin depender de husos horarios fijos. Por otra parte está el indicador vertical de reserva de marcha, que ofrece una lectura extremadamente intuitiva y sencilla de la cuerda del
barrilete.

Estas innovaciones, que vinieron acompañadas de la experiencia técnica del veterano relojero Jean-François Mojon y los incomparables niveles de acabados ofrecidos por Kari Voutilainen, establecieron las bases para una forma de relojería fresca e independiente. Se colocaron mecanismos tradicionales en configuraciones modernas. La Legacy Machine N°1 estableció una forma diferente de ser diferente, valga la redundancia.

Llegado el momento de elegir un material que abanderara este último lanzamiento festivo de la Legacy Machine N°1, MB&F prefirió el acero a otros metales preciosos como el oro o el platino. El hecho de elevar el acero al rango de material digno de una caja de reloj de alta gama tiene un doble sentido en la LM1 Final Edition: recuerda la fuerza y el atractivo duradero de la serie y aparta el valor principal de los elementos exteriores del reloj para subrayar mejor la belleza del motor de la LM1.

La esfera oscura y de tonalidad chocolateada de la LM1 Final Edition no es la primera vez que aparece en una creación de MB&F. Siempre que se presenta en las colecciones MB&F, la coloración marrón intenso señala una ocasión especial, una razón para darlo todo, y la Legacy Machine N°1 Final Edition no es una excepción a esta regla. El lanzamiento del último reloj LM1 puede resultar una celebración agridulce para algunos —Maximilian Büsser, fundador de MB&F, la compara a un chocolate con un 85 % de cacao— ya que la edición está limitada a 18 piezas.

En 2011, MB&F estaba en su sexto año de vida y por aquel entonces sus Horological Machines se habían establecido como piedra angular del movimiento de relojería independiente moderna. Un diseño audaz y la voluntad de adoptar formas no convencionales derivadas de la ciencia ficción de la década de los 70 son los elementos que conforman el genoma de las Horological Machines, desde los lóbulos gemelos entrecruzados de la Horological Machine N°1 a las simetrías estelares de la Horological Machine N°4, bautizada «Thunderbolt».

La Legacy Machine N°1 fue lanzada ese mismo año e inauguró la segunda colección de MB&F, con una filosofía propia de distintivo diseño. Una caja redonda con esferas esmaltadas muy brillantes, números romanos, puentes y platinas de movimiento de acabados clásicos y decoración Côtes de Genève y chaflanes con pulido especular.

MB&F tomó los conocidos códigos de la tradicional alta relojería y los empleó para enmarcar las perturbadoras nuevas características de la Legacy Machine N°1. El volante suspendido, las visualizaciones de horas independientes y la reserva de marcha vertical fueron primicias horológicas cuando se lanzaron en el LM1. Los iconoclastas no tienen por qué ir en vaqueros y chaqueta motera negra. El LM1 rompió las convenciones de una forma nueva: fue un rebelde con traje de tres piezas.

En los últimos seis años, MB&F ha producido unas 435 unidades de la Legacy Machine N°1, lo que convierte a este reloj en el embajador más prolífico de MB&F junto con la emblemática Horological Machine N°3. El LM1 ha lucido de color rojo, oro blanco, platino y titanio, con esferas de color
azul, gris y verde. Como prueba de su versatilidad de expresión, ha engendrado dos piezas de Performance Art, término que MB&F reserva a sus colaboraciones con artistas. La Legacy Machine N°1 Xia Hang de 2014 sustituyó el indicador vertical de reserva de marcha por una microescultura y simultáneamente inyectó en la colección una dosis de fantasía sobrenatural. Alain Silberstein, que ya había trabajado con MB&F en 2009 con la Horological Machine N°2.2 Black Box, volvió a la escena con la LM1 Silberstein de 2016, con su electrizante juego de texturas y colores.

La Legacy Machine N°1 Final Edition constituye el último lanzamiento de la serie, de acero con esfera de color chocolate oscuro, dos subesferas de esmalte blanco, volante suspendido e indicador de reserva de marcha elegantemente arqueado, todos ellos en su conocida configuración. Un nuevo puente de volante arqueado y en forma de huso, acorde con el estilo MB&F y presentado al público en la Legacy Machine 101, es la única desviación del diseño original y sella la evolución y madurez de la colección Legacy Machine.

Si bien la Legacy Machine N°1 cede espacio a una nueva generación de creaciones MB&F, su presencia seguirá dejándose sentir en la colección mientras la historia de las Legacy Machines siga escribiéndose.

LAS EDICIONES FINALES DE MB&F

La Legacy Machine N°1 fue la primera serie de la colección Legacy Machine y ahora ya es también la primera en contar con una edición final. Antes que ella, también la HM2, la HM3, la HM4 y la HM5 lanzaron una edición que marcaba formalmente el final de la producción de la serie.

Cerrar una serie MB&F es una importante decisión estratégica y un aspecto fundamental de la filosofía de desarrollo y exploración continuos que comparten todos los integrantes de MB&F. Al tratarse de una organización compacta, Maximilian Büsser y su equipo solo pueden aceptar futuros retos y mantener su chispa y energía creativas finalizando la producción de piezas existentes.

Para dar vida a la Legacy Machine N°1 Final Edition se eligió el acero, un precedente que tal vez distinga a las futuras ediciones finales de MB&F.

PUENTE EVOLUTIVO

El puente del volante de la Legacy Machine N°1 Final Edition es una novedad en la serie LM1. Sigue el código estético que se estrenó en la Legacy Machine 101 y que desde entonces se ha ampliado a la serie LM2 en su versión de titanio y en la Legacy Machine Perpetual.

La LM1 original surgió como una reanimación del diseño del siglo XIX, asociado particularmente a los avances tecnológicos. El puente calado del volante, muy anguloso, recordaba las vigas y travesaños de las estructuras industriales expuestas en las famosas Exposiciones Universales de aquella era.

A medida que la colección Legacy Machine fue creciendo, dejó de forma natural de centrarse en referencias específicas de diseños históricos. Se diseñó un puente de volante suavemente curvado y con una sección transversal de forma elíptica, fresado a partir de un bloque de acero —prueba del alto nivel de sofisticación del mecanizado— para que se ajustara a las proporciones más pequeñas de la Legacy Machine 101.

Desde entonces, este elemento hizo una segunda aparición en la Legacy Machine Perpetual de 2015 y, más tarde, en la LM2 Titanium de 2017. Los brazos flexibles y con pulido especular del nuevo puente de volante lo diferencian del de acabado satinado de la LM1 original, un detalle que puede parecer insignificante pero que amplifica el efecto «flotante» del volante. El puente de volante pulido sobresale con claridad de la base de acabado «rayos de sol», enfatizando cinemáticamente la altura y el equilibrio aéreo del volante.