En algún momento de la historia estos dispositivos fueron la sensación y nos ahorraron tiempo y esfuerzo, pero hoy los más jóvenes no entienden cómo pudimos sobrevivir sin apps ni tablets

Páginas