Hace unas semanas Google presentó el Pixel, un smartphone que pretende competir y arrebatar clientes a Apple y Samsung