El pequeño, identificado como Omran Daqneesh, se muestra cansado, con la cara llena de sangre y la mirada perdida