¿Cómo cuidar tu alimentación sin salir de tu oficina?

PAULINA MORENO
Coach de bienestar

Una de las mayores preocupaciones de las personas que trabajan en una oficina es cómo mantenerse en forma y aun cuando a veces no se cuente con tanto tiempo para hacer alguna actividad física, hay cosas que puedes hacer fácilmente en tu día a día:

Desayuna

Este es el momento del día en el que sin duda empieza todo, pon el despertador 20 minutos antes para asegurarte que tengas tiempo y prepárate un desayuno saludable.

Te recomendamos que elijas un desayuno que no tenga azúcar refinada y que contenga verduras, frutas proteínas (vegetal o animal) e hidratos de carbono. Si por el contrario, decides comenzar tu día con un alimento procesado, que tenga harinas refinadas, que esté lleno de azúcar, colorantes, conservadores y calorías vacías (sin nutrientes esenciales, lo más seguro es que te sientas con energía de momento pero al poco tiempo sentirás cansancio y necesidad de volver a comer).

Manténte hidratado

Este es el consejo más simple de realizar pero el que se nos olvida con más frecuencia y es sumamente importante para que tu cuerpo pueda cumplir con sus funciones básicas. La deshidratación puede causarte fatiga, malhumor y problemas de concentración.

Otro hecho comprobado es que comúnmente confundimos sed con hambre, antes de recurrir a tus antojos entre comidas te sugerimos beber un vaso con agua para que puedas comprobar si es hambre o se trataba de deshidratación leve.

Ten cuidado con los ladrones de energía como: café, refresco y bebidas energéticas. La cafeína tiene un efecto diurético que causa que elimines más agua de la que necesita y además acidifica el cuerpo lo cual lo hinchará

Busca opciones saludables alrededor de tu oficina

Lo peor que puedes hacer es tomar decisiones con prisa y querer improvisar cuando estás muriendo de hambre. Lo más fácil es tener a la mano una lista de opciones saludables a domicilio que están cerca de tu oficina o bien ahora, existen apps como UberEATS en las que puedes ordenar algo más equilibrado como #MenúSinCulpa y además ahorrar tiempo.

Procura tener un estilo de vida equilibrado

La alimentación no es sólo lo que comes sino todo lo que haces en tu estilo de vida que permite lleves una vida en balance y que no quieras llenar espacios con comida. Es importante que realices actividad física, que lleves una práctica espiritual, que veas a tu familia y amigos, que te des tiempo para desarrollar tu creatividad y que te des tiempo para relajarte.