Cóctel para un día caluroso

MARCO VALENTINI

El calor ya llegó y con él, un abanico de platillos frescos y saludables que se llevan muy bien con vino blanco o rosado, eso sí, debe estar bien frío para que la experiencia sea completa.

Entre tantas novedades en el mercado, una en particular modo, es sin duda mi favorita, el Bellini. Se trata de un cóctel famoso a nivel internacional.

Su historia comienza en 1948, en el famoso restaurante Harry’ s Bar, en Venecia Italia, y ha sido degustado por grandes personajes como Orson Welles o Ernest Hemingway. Se cuenta incluso, que la cantante María Callas solía beber esta delicia en sus viajes a Venecia. Además de que también está presente en los mejores programas de televisión italiana, en las películas, en las fiestas de la alta sociedad de Roma y Milán.

Giuseppe Cipriani fue el creador de este cóctel mezclando 2/3 de prosecco de la bodega Cannella y 1/3 de puré de melocotón, autóctono de la zona conocida como María Bianca, Italia.

Esta fruta se ubica sólo en la provincia de Forli, en la Pianura Padana, su jugo se obtiene de exprimir la pulpa del durazno, después de haber quitado la cáscara y la nuez. El prosecco utilizado es con doble fermentación.

Los dos productos se mezclan removiendo bien para que no queden residuos en la botella, la cual es transparente para poder disfrutar de su color. Su producción anual es de cerca de 3 millones de botellas.

Nace así una bebida fresca y súper original de un color rosado brillante delicado, con aromas a durazno y flores que regala al paladar un elegante y suave frescor.

La temperatura ideal para servirse es de 5 grados, es ideal como aperitivo y digno acompañante de unos canapés a base de pescado o mariscos.

Vale la pena mencionar que Cipriani, dueño del restaurante, y Canella, dueño del prosecco, eran muy amigos. Este último le dijo que quería poner su cóctel en botella para exportarlo y darlo a conocer a todo el mundo. La empresa no fue nada fácil, pero después de varios intentos el resultado fue excepcional.

La receta es la misma con un solo 1% de frambuesa para que el color pueda permanecer.

Hoy en día, como en varios países, lo tenemos en botella de 375 y 750ml., se sirve en copa flauta. Los invito entonces a disfrutar de esta experiencia enológica que además, sólo contiene 5 grados de alcohol.