Destino de 15 diamantes

CANCÚN, Q.R.- El Caribe mexicano es uno de los destinos predilectos de los turistas internacionales. Durante 2014, Cancún y la Riviera Maya recibieron más de 12 millones de visitantes nacionales y extranjeros, según datos de la Secretaría de Turismo y la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos.

Esta zona alberga ocho hoteles y seis restaurantes acreedores a los Cinco Diamantes que otorga la American Automobile Association (AAA) a los complejos que cumplen con los más altos estándares de servicio e instalaciones.

La AAA, organización con 79 años de existencia, cuenta con inspectores que realizan visitas de incógnito a aproximadamente 60 mil propiedades en Canadá, Estados Unidos, México y el Caribe; posteriormente un panel las evalúa y califica.

Dentro de las propiedades reconocidas destaca The Ritz-Carlton Cancún, la única en América del Norte en contar con tres reconocimientos Cinco Diamantes, uno para el hotel y dos para sus restaurantes Fantino y The Club Grill.

19 años de logros

El hotel, propiedad del empresario Enrique Molina Sobrino, abrió sus puertas en 1993 y dos años después recibió la más alta calificación de la AAA, la cual ha mantenido desde entonces, interrumpida sólo durante el tiempo que demoraron las remodelaciones tras el paso del huracán Wilma en 2005.

En cuanto a los restaurantes, The Club Grill, que ofrece cocina internacional, ha sido galardonado desde 1999, y Fantino, dedicado a la cocina tradicional europea, goza del distintivo desde 2006.

Al entregar el galardón de este año, Tony Perrone, representante de la AAA en México, comenta que el hotel “se posiciona cada año como líder en nuestros ratings. Los propietarios —la familia Molina— siguen reinvirtiendo en infraestructura y en mantener el hotel como líder contemporáneo con un extraordinario sentido de novedad”.

Al respecto, Claudia Molina, hija de Enrique Molina, explica que el hotel invierte 4% de los ingresos anuales en programas de mantenimiento de la propiedad, cantidad que incrementa cuando se realizan grandes remodelaciones, como la que iniciaron hace tres años en las 363 habitaciones y a la que destinaron nueve millones de dólares.

También renovaron el Club Level, un lounge que sirve cinco comidas diarias y cuenta con servicios de concierge y check-in privado, por lo que es conocido como “el hotel dentro del hotel”. Ahora continuarán con el Lobby Lounge y otros espacios públicos.

A la par de la infraestructura, el hotel invierte en capacitación de sus Damas y Caballeros (el staff de la propiedad), “ellos son un activo primordial para que todo funcione con la calidad de servicio, que es uno de nuestros distintivos. Los motivamos y colocamos en programas de inducción y motivación para que transmitan la filosofía de la cadena Ritz-Carlton al huésped”, comenta Claudia.

David Cayuela, gerente general de The Ritz-Carlton Cancún desde el pasado enero, añade que tras la crisis que vivió el sector nacional en 2009 por el virus de la influenza AH1N1, la cantidad de huéspedes ha aumentado cada año y el crecimiento anual del complejo, “tanto en ingresos como en beneficios, ha sido de 10 a 12 por ciento”.