Medicamentos genéricos, un mercado sin explotar


Apenas 1 de cada 10 recetas prescritas por los consultorios contempla bioequivalentes debido a la desinformación.
 
 
 

La confusión y desinformación de la población respecto a los medicamentos genéricos intercambiables (GI) y bioequivalentes, así como su eficacia y seguridad ha frenado el crecimiento y participación en el mercado de medicamentos pese a los avances de la industria, indicó Bernardo González Ortíz, presidente del Consejo de Administración de Laboratorios Kener, empresa mexicana especializada en medicamentos cardiovasculares, antidepresivos, gastrointestinales y oftálmicos con 50 años en el mercado.

 

De acuerdo con la Consultoría IMS Health, aunque la penetración de los genéricos en México aún es baja, esta industria creció 55.3% en 2009 y se estima que el valor del mercado nacional ronda los 9,300 millones de dólares, mientras que el brasileño anda en 5,000 mdd.

 

“En la emisión de recetas con medicamentos GI en México por parte de los consultorios médicos apenas es de 1 de cada 10, muy lejos de porcentajes de países de la región y no se diga de Estados Unidos, Canadá o Europa y eso se debe principalmente a la desinformación y confusión con los denominados 'similares' los cuales no tenían bioequivalencia, no eran tan seguros y que dejaron de comercializarse desde febrero de este año”, lamentó González Ortíz.

 

Un medicamento GI o bioequivalente es aquél que por haber vencido la patente que le daba a un laboratorio la exclusividad para producirlo, puede ahora ser fabricado por diversos laboratorios. Tiene las mismas características que el medicamento innovador (o de patente) y aparece en las farmacias sólo con el nombre genérico del medicamento, es decir, el nombre de la sustancia activa.

 

Mientras tanto, las autoridades de Salud, luego de la revisión de cerca de 10,000 medicamentos, llegaron a la conclusión que los "similares" no demuestran su eficacia, seguridad y calidad pues no cumplen con los resultados deseados por médicos y pacientes, por lo que el Gobierno Federal decidió cancelar su venta este año.

 

De acuerdo con la consultora Frost & Sullivan, la existencia de medicamentos genéricos o bioequivalentes origina una sana competencia que permitirá al consumidor final obtener ahorros de entre 30% y 69%, a la vez que abre oportunidad de negocio a un mayor número de empresas.

 

Según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM), actualmente el mercado de medicamentos GI apenas alcanza el 10% de participación en unidades y menos del 5% de participación en términos de valores, debido a que la gran mayoría de los consumidores no conocen las bondades de los medicamentos genéricos o bioequivalentes.

 

Sin embargo, los escenarios más optimistas plantean que la participación puede llegar a ser del 30% para el 2011.

 

Por ejemplo, en Estados Unidos, 82% del total de las recetas médicas son de medicamentos genéricos o bioequivalentes; en Canadá, el mercado es de 20 billones y 51% son genéricos o bioequivalentes; mientras que en Inglaterra y Alemania es de 76 y 56%, respectivamente, según la consultoría IMS Health.

 

El segmento de medicamentos bioequivalentes en unidades ha logrado participaciones de mercado del 40% en Chile, 46% en Brasil, 28% en Colombia y 15% en Venezuela, por citar tan solo algunos, y en los países mucho más desarrollados como los europeos también tenemos ejemplos a destacar como serían Polonia (79%), Dinamarca (70%), Holanda (50%), Suecia (45%) y Francia (21%).

 

El presidente del consejo de administración de Kener resaltó que la población debe saber que los medicamentos “similares” ya no existen y fueron prohibidos tanto por la Secretaría de Salud Federal así como por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

 

“Vamos construyendo poco a poco la confianza con los consumidores porque en Kener como seguramente en otros laboratorios competencia, nosotros y nuestras familias consumimos medicamentos GI”, indicó el directivo y resaltó que jamás producirían o comercializarían productos que no tuvieran la seguridad para la población.

 

En Twitter: @Arturo_ME