Telefonía, clave para tu empresa

Para las Pymes, los servicios de internet de banda ancha y voz sobre IP fija representan grandes oportunidades de hacer crecer los negocios; vale la pena analizar paquetes todo incluido
JAVIER HERNÁNDEZ

La comunicación en las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), ha cambiando. Hoy no se puede hablar de un negocio competitivo sin estar conectado a Internet, ni mucho menos sin telefonía.

Las Pymes tienen diferentes necesidades en lo que a sistemas de telefonía respecta. Algunas necesitan servicios de llamadas muy básicos al precio más bajo posible, mientras que otras buscan soluciones muy avanzadas que las mantengan conectadas con la oficina en todo momento y les permitan comunicarse con sistemas de otras empresas.

De forma natural, los servicios telefónicos abrieron la puerta para que los paquetes de datos se colocarán en las empresas, posteriormente, los servicios administrados de seguridad, almacenamiento, correo de aplicaciones e inclusive gestión de éstas.

Para muchas organizaciones es complicado administrar la infraestructura de comunicaciones, aplicativos y seguridad en sus instalaciones, situación que no les permite poner foco en sus operaciones y en algunos casos compran tecnología demás o sus adquisiciones son insuficientes para hacer frente a sus retos de comunicación.

Es así que los operadores de telefonía han creado paquetes de servicios de los cuales se pueden obtener amplios beneficios.

El avance de la tecnología ha dado pie a que ya no se limite la comunicación de forma alambrada, en este sentido, los paquetes de telefonía que ofrecen los operadores en México no están sujetos a la transmisión por cable de cobre, y en forma gradual han incluido infraestructura de fibra óptica y soluciones inalámbricas.

Parteaguas de la telefonía

El desarrollo tecnológico hizo factible una mejor operación y desde finales de 2006, entró en vigor en México una regulación de conversión tecnológica que permite a las operadoras telefónicas y firmas de televisión por cable integrar servicios de telefonía, televisión y acceso a Internet mediante una misma conexión, los llamados servicios Triple Play.

Con lo anterior se despliegan los servicios integrados de comunicación que hoy se presentan al mercado en forma de paquetes con funciones desde interconexión con dos sitios remotos de forma segura, con enlaces privados, redes privadas, tráfico de datos y voz, de ahí se desprenden las audio y videoconferencias hasta administración de correo electrónico, páginas de Internet o cobro, venta y facturación en línea.

Con la convergencia del cómputo y las comunicaciones, surgen dispositivos y herramientas que sostienen la infraestructura de comunicaciones: cableado, racks, terminales (teléfonos, PCs, smartphones, terminales punto de venta, etc.).

Los componentes anteriores se deben integrar para crear soluciones, de manera tradicional se hacen con proveedores especializados. Esta forma de integrar la infraestructura tienen inconvenientes como el trato con varios contratistas, los costos de un especialista que los coordine, la compra inmediata de equipo y software, la contratación de personal dedicado a dar la operación y mantenimiento y la constante inversión para mantener actualizada la red.

Así que no sólo los proveedores de telefonía tradicional tienen ofertas para las empresas con voz, video, datos y la gestión de ellos, pues como lo indica el término Triple Play, se puede ofrecer video, de tal manera que los operadores de televisión por cable comenzaron a ofrecer telefonía y con ello el valor agregado a las empresas de tener televisión de paga.

Esto hace más sentido para organizaciones hoteleras o restaurantes, no obstante también cuentan con servicios de comunicación que incluyen la gestión de datos, correo electrónico, pues al ofrecer acceso a Internet son amplias las soluciones que corren en el protocolo IP.

Flexibilidad y continuidad

Una de las grandes ventajas de que los operadores ofrezcan esquemas de comunicación es que el usuario sólo ve a un proveedor, en cuanto a consultoría, implantación y facturación.

En este sentido, el operador se vuelve responsable de la tecnología de las empresas, esto en la medida de que lo permitan los directivos, así como de la naturaleza y tamaño de la compañía.

En este sentido, Luis Arturo Rosales, responsable de Estrategia de Producto de Colaboración en Alestra, menciona que el tamaño mínimo de las empresas es de cuatro empleados, mientras que no hay límite en cuanto a número de usuarios; el tope es el tamaño de los negocios.

Otro de los beneficios que destacan en los servicios que entregan los operadores, es la flexibilidad de que el usuario sólo paga por lo que usa y que va adquiriendo, de forma modular, lo que necesita, con lo cual optimiza sus inversiones en comunicaciones.

Para lograr la consultoría, implantación, entrega y mantenimiento de los servicios de comunicación, los operadores han establecido alianzas con fabricantes de infraestructura, desarrolladores de software e instaladores de servicios; un ejemplo de ello es Telmex que implementa equipos PBX de las marcas Samsung o Panasonic, suite de ofimática con Office 365 de Microsoft o factura electrónica con Aspel.

Otro proveedor de servicios de telefonía es Iusacell, quien tiene una alianza con Cisco para ofrecer, por medio de fibra óptica, accesos a soluciones de datos y video vía enlaces dedicados.

Motor de la productividad

Con un catálogo de productos y servicios como los que ofrecen los carriers en México, cualquier empresa es beneficiada, sobre todo en los temas de costos de adquisición y la premisa de estar actualizados con la última tecnología.

Otro tema es el costo financiero y fiscal que representa tener esquemas de arrendamiento y las deducciones que se pueden hacer al consumir la tecnología en este tipo de servicios.

En muchos de los portafolios, los carriers pueden llegar a ofrecer esquemas de financiamiento o arrendamiento, considerando que algunas empresas en México no tienen el flujo de capital para realizar inversiones en una sola exhibición.

Contar con esquemas de comunicación, más allá de la telefonía, es imperante para las empresas que desean tener mejor competitividad en una era global que no tiene reversa.

Sistemas de comunicación para crecer

Un sistema de telecomunicaciones es uno de sus más importantes recursos, ya que

debe atraer clientes, bajar costos, aumentar la productividad y mejorar la satisfacción de los clientes. Toshiba dispone de la línea Strata que brinda la flexibilidad para crecer, agregar funcionalidades y personalizar funciones.

Además, la tecnología StrataNet permite interconectar múltiples equipos Strata CIX en una red, aumentando su capacidad, así como la integración entre sus diferentes oficinas

Entre los servicios que entrega están: correo de voz, operadora automática, mensajería unificada, distribución automática de llamadas, voz sobre protocolo IP, video colaboración, softphone, generación de redes de comunicación entre múltiples sistemas Strata Net. FeatureFlex, herramientas de personalización, adaptación.

La arquitectura innovadora de los sistemas de Toshiba le permite implantar una solución convergente basada en tecnología digital, IP o una mezcla de ambas (híbrida), que satisfaga las necesidades de las empresas.

Planes empresariales a la medida

Debido a la variedad y diversidad de negocios que existen en el país es complicado que los operados establezcan paquetes a la medida de cada empresa, no obstante, han realizado esquemas que más se acercan a las necesidades de clientes empresariales, aquí algunas servicios por operador, no se debe perder de vista que se requiere de consultoría para implantar la mejor solución.

Seis consejos para elegir a tu proveedor

1.- El tema de la consultoría es fundamental, contar con un experto que diagnostique correctamente sobrepasa la atención de una persona en un módulo de atención, porque se convierte en ese traductor de necesidades a soluciones.

2.- Otro punto fundamental es el proceso de evaluación de las ofertas, hay que solicitar cotizaciones, compararlas en el tipo de tecnología y costos, además de la capacidad del proveedor sobre su atención en caso de soporte técnico.

3.-Los beneficios obtenidos de la solución del proveedor deben ser considerados no sólo en ahorros cuantificados hoy, sino a futuro también.

4.- Evaluar la tecnología, sí se trata de telefonía que corre en protocolo de internet o tradicional, además de requerir más inversiones en infraestructura, o simplemente se conecta a la web y ahorra hasta un 40% menos.

5.- Verificar los costos de implementación de la solución, por aquello de las letras “chiquitas”, así como la adecuación de instalaciones de ser necesario.

6.-Pensar a futuro, es decir, cimentar las bases de una infraestructura funcional y compatible que posteriormente sólo requiera actualizar mediante módulos.

En Twitter: @EdnaOdette